VISTO / OÍDO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Nuevo maltusianismo

La idea de talar los árboles para que no haya incendios forestales es de Bush. Parte de su doctrina: arrasar Afganistán para que no haya terroristas islámicos; puede haberla aprendido de Sharon, que matando palestinos no tendrá que inquietarse por Palestina. Éste la tomó de su enemigo mortal Hitler, que buscaba la 'solución final' del 'problema judío' mediante el exterminio. Tomada de Herodes, que mataba a los niños para que no saliera Jesús. Todos van fracasando: el más próximo al éxito fue Franco, al exterminar a los rojos: aun así, ahora van saliendo de las fosas comunes. Vivos no quedan muchos, y están malitos. La organización de la idea es de Malthus: creyó que la multiplicación humana es geométrica y la de alimentos matemática, y que un día no habría para todos. Se equivocó en la base: se puede producir alimentos y bienes para todos, pero siempre habrá un grupo mínimo que se apodere de ellos. Así apareció el maltusianismo (en español, sin la hache del apellido del fundador) y se resume en reducir el número de los que comen, en donde enlazamos otra vez en la nueva Guerra contra el Eje del Mal: matar a los pobres. Ya en aquellos tiempos lo advirtió Jonathan Swift (sí, el de Gulliver), uno de los grandes filósofos sarcásticos. Escribió su 'modesta proposición' (A modest proposal), que consistía en comerse a los niños pobres: como los pobres que veía eran irlandeses (él mismo), consistía en que los irlandeses adultos se comieran a sus hijos. Desgraciadamente no se tuvo en cuenta: pensemos lo que sería hoy para el mundo occidental comerse a los niños islámicos.

Claro que el maltusianismo fue ferozmente atacado. Por la Iglesia (pese a que Malthus era abate), hasta los marxistas. Marx denunció como delincuente a Malthus por doctrina política: el aumento creciente de la población de pobres llegaría a hacer que derrotaran a las clases comilonas. Un error más, en el que cayó Mao cuando dijo que la bomba atómica era un tigre de papel. Las nuevas armas los exterminan, los afganizan, los palestinan, los iraquizan. Como se me acaban las líneas y aquí no me dan ni una coma más, recuerdo: la tala de árboles es fruto del maltusianismo de Bush. Una doctrina.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS