Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat paga 90.000 euros por la fianza impuesta a 15 'mossos'

Los agentes están imputados por cuatro operaciones antidroga

El Departamento de Interior de la Generalitat ha depositado la fianza de 90.000 euros que el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Figueres, Antonio Cereijo, impuso el pasado martes a los 15 mossos procesados por haber provocado presuntamente delitos de tráfico de drogas en cuatro ocasiones con el fin de detener a los delincuentes. En las operaciones se cometieron, según el juez, diversos delitos.

Los agentes, y sus tres confidentes están imputados desde hace más de un año por diversos delitos cometidos, presuntamente, durante cuatro operaciones policiales realizadas entre el 6 de octubre de 2000 y el 20 de enero de 2001 en varios municipios de la provincia de Girona. En estas operaciones se detuvo a 11 personas, que fueron acusadas de tráfico de drogas.

Una vez comunicada la interlocutoria de procesamiento a los sospechosos, el juez instructor impuso una fianza de 6.000 euros a cada uno de ellos, que se debía depositar en 24 horas. La Generalitat ha asumido el importe total que corresponde a los policías, a la vez que ha puesto a disposición de los 15 agentes un abogado defensor.

Fuentes de Interior explican que en ningún momento se ha retirado la confianza a los agentes, ya que se les aplica la presunción de inocencia hasta que se dicte sentencia. Tampoco se les ha abierto expediente disciplinario ni se ha tomado ninguna otra medida cautelar, de modo que los agentes seguirán de servicio mientras dure el proceso policial.

Asuntos internos

Se da la circunstancia de que fueron agentes del departamento de Asuntos Internos del propio cuerpo de los Mossos d'Esquadra quienes llevaron a cabo la investigación que ha permitido al juez instructor procesar a los 15 agentes. De este modo el Departamento de Interior ha tenido que aplicar en este caso una decisión salomónica de difícil equilibrio interno, ya que al aplicar la presunción de inocencia a los agentes inculpados sin adoptar medidas cautelares, pone en entredicho la labor de su propio departamento de Asuntos Internos.

En las operaciones antidroga sometidas a enjuiciamiento, todas ellas consideradas en su momento un éxito policial, participaron 10 agentes, 2 cabos, un sargento y 2 subinspectores de la policía judicial del cuerpo de los Mossos d'Esquadra.

El juez les imputa un delito contra la salud pública, otro por falsedad de documentos oficiales y otro de omisión de perseguir delitos. Además, hay un cabo y un subinspector acusados de detención ilegal, torturas y prevaricación por la operación llevada a cabo en Lloret de Mar (Selva), en la que se decomisaron 23.000 pastillas de éxtasis y se detuvo a tres personas.

El cabo Eduardo Manzanal, que acumula 21 cargos, y el confidente Manel Venteo son acusados de haber organizado las trampas contra los narcotraficantes. El proceso judicial se prevé largo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de agosto de 2002