Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las agresiones y peleas arruinan el negocio de los 'pubs' en Elda

Los propietarios y el Ayuntamiento exigen un refuerzo inmediato de la Policía Nacional

Los empresarios de pubs y discotecas de la ciudad de Elda (El Vinalopó Mitjà) cifran las pérdidas en los últimos meses en un 70% como consecuencia del aumento de los altercados y peleas. El presidente de la Asociación de Empresarios de Pubs, Joaquín Giménez, -que representa a 30 locales- ha denunciado en diversas ocasiones la actuación de un grupo de jóvenes que exigen pagos a los dueños de los locales a cambio de 'protección y seguridad'. Ayuntamiento y propietarios exigen un refuerzo de las pírricas dotaciones de la Policía Nacional.

El sábado de la semana pasada los locales de Elda cerraron sus puertas en señal de protesta por la creciente inseguridad en la zona. Este fin de semana la mayoría de establecimientos optó por el cierre a la espera de la reunión prevista para esta semana con el comisario provincial de Alicante, Baldomero Araújo, que tratará de establecer medidas de seguridad para salir de esta situación.

El Ayuntamiento coincide en resaltar la falta de policías nacionales, y denuncia el incumplimiento de la Subdelegación del Gobierno que prometió el aumento de efectivos en abril, que no se ha producido. El representante de los empresarios de locales de ocio, Joaquín Giménez, explica que 'desde hace unos cuatro y cinco años este grupo de chicos, menores de edad, esporádicamente montaban follones' en estos locales. 'Estos jóvenes han crecido y se han organizado. Ahora se han convertido en delincuentes habituales', señala. Esta situación ha derivado en que los grupos de jóvenes, entre unos 18 y 22 años, un grupos de unos 30 o 40, 'entren en los locales a pedir [a los empresarios] dinero', añade. El presidente de la asociación de empresarios relata que se han producido unas siete agresiones a porteros y a camareros de los locales. En las últimas refriegas, varios agentes han sufrido lesiones a manos de estos grupos de jóvenes. Los empresarios de discotecas aseguran que no han pagado el dinero que se les ha exigido, y que en muchos casos han sufrido 'peleas y desperfectos' en sus negocios.

Fuentes policiales de Elda confirmaron la existencia de estos grupos organizados de jóvenes y la imposibilidad de actuar contra ellos por la falta de medios humanos en Elda y Petrer, que suman unos 90.000 habitantes. 'En invierno somos unos cinco policías los que cubrimos el servicio nocturno, es decir, unos dos coches. Ahora en verano, un tercio de la plantilla se ha marchado de vacaciones. No podemos hacer frente a una ciudad como ésta'. Los policías tienen constancia de la presencia de estos grupos de jóvenes que 'comenzaron negándose a abonar sus consumiciones y que han llegado, incluso, a pedir dinero'.

Por su parte, fuentes del gobierno municipal de la localidad trataron de minimizar las denuncias del colectivo. 'Se trata de un asunto que se ha sacado del tiesto', explicaron. 'Los ataques y altercados se han producido siempre en una misma zona y, principalmente, en un mismo local', añadieron.

El edil de seguridad, José Quílez, del PSPV, reconoce la existencia de 'un grupo de unas 10 o 12 personas, de entre 17 y 20 años, que son los encargados de crear estos conflictos'. Quílez cree que la falta de seguridad de los empresarios y de los ciudadanos se debe a la escasez de policías. Son los agentes de la Policía Local los que deben hacerse cargo de la seguridad, que 'no es su competencia, porque la Policía Nacional sólo tiene una patrulla', reconoce el edil. 'Elda tiene derecho a una plantilla más amplia de policías, que son los que tienen que actuar en estos casos; los agentes municipales están para cooperar con ellos y no para asumir funciones que no les corresponden', agregó.

Quílez recuerda que el subdelegado del Gobierno, Luis Garrido, 'no ha cumplido con sus promesas efectuadas en la última Junta Local de Seguridad, en las que dijo que traería en abril 17 policías más: y no se ha producido'. El concejal eldense considera que la ciudad está 'abandonada'. El Ayuntamiento, según el edil, ha hecho 'todo lo posible por solucionar este problema'. 'En este caso, lo único que podemos hacer es trasladar las peticiones y reclamaciones a las entidades con responsabilidades', asegura Quílez.

El concejal de Seguridad valora el trabajo de los profesionales de ambos cuerpos de policía 'que responden a las necesidades del Ayuntamiento', igual que el Comisario Provincial que 'hace lo que puede con el personal disponible'.

Elda ha sido siempre un referente en la comarca por sus locales y ha atraído a muchos vecinos de otras localidades, aunque este atractivo se ha perdido a favor de otras zonas próximas, según comenta Giménez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de agosto de 2002