Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

La nueva política de fichajes abre un conflicto con la cantera en el Espanyol

La llegada de Juande Ramos ha supuesto una reorganización de la estructura deportiva del Espanyol. El técnico planteó a la directiva la necesidad de armar un primer equipo competitivo, y por ello la instó a hacer varios fichajes. La junta le respondió con ocho incorporaciones: Manninger, Domoraud, Milosevic, Luque, Boghossian, Xavi Roca, Maxi Rodríguez y Fredson. Pero el equipo no le coge el hilo al sistema -ha quedado último en el Colombino-, y Ramos no renuncia a dos nuevas altas: un lateral izquierdo y un medio.

La nueva política ha frenado en seco la incorporación de futbolistas de la cantera, uno de los signos de distinción del club en la etapa de Paco Flores. Jugadores del primer equipo han perdido su sitio en la alineación y otros han visto frenada su proyección al entender el entrenador que aún no están a punto. El problema es que Ramos no sólo quiere dirigir al conjunto profesional, sino también controlar al equipo filial. Hay un conflicto de competencias que ya ha provocado un enfrentamiento con José Manuel Casanovas, ideólogo y organizador del fútbol base, que está obteniendo muy buenos resultados. El presidente Daniel Sánchez Llibre se verá obligado a intervenir en una pugna que enfrenta a dos bandos. Uno acaudillado por el entrenador, Juande Ramos, apoyado por Ramón Paris, asesor presidencial, y el vicepresidente Ramón Condal, y el otro encabezado por Casanovas y los vicepresidentes Alfred Torras y Ferran Martorell. Sánchez Llibre tiene previsto reunirse mañana con Casanovas para garantizarle una continuidad que el técnico ha puesto ya en entredicho si se le recortan atribuciones.

El Espanyol disputará tres partidos esta semana: en Lleida (martes), en Figueres (jueves) y contra el Chievo Verona (sábado) en el Ciutat de Barcelona, que servirá de presentación del equipo ante la afición. 'Vamos a trabajar', apuntó Ramos. 'Cuando uno mueve piezas es porque no le gusta ninguna, y busca soluciones', agregó. 'Estamos preocupados porque no salen las cosas, pero es mejor que pase ahora que en la Liga'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 2002