Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:TROFEO COLOMBINO

Primera alegría veraniega

El Atlético, formando con el teórico equipo suplente, se lleva el prestigioso torneo onubense

Revolución y victoria. Luis Aragonés cambió de arriba abajo y de izquierda a derecha el equipo que el pasado jueves ganó al Sevilla en la primera eliminatoria y obtuvo su primer éxito psicológico del verano al llevarse el Trofeo Colombino. Venció, se reivindicó tras lo malos resultados de lo que se lleva disputado de pretemporada, cierto, pero no deslumbró, ni mucho menos.

RECREATIVO 0 - ATLÉTICO 1

Recreativo: Almunia; Alex, Loren, Begoña, Espínola; Camacho, José Mari (Viqueira, m. 70), Gallego, Xisco (Riaño, m. 82); Kaiku (Canterla, m. 45) y Raúl Molina (Bermejo, m. 55).

Atlético: Sergio; Santi (García Calvo, m. 53), Amaya, Coloccini, Carreras (Sergi, m. 46); Nagore (Albertini, m. 55), Movilla; Correa, Colsa, Stankovic; y Javi Moreno.

Goles: 0-1. M. 21. Colsa aprovecha el rechace de un mal despeje de Almunia con la cabeza para marcar desde fuera del área, raso, a puerta vacía.Árbitro: Carmona Méndez. Amonestó a Javi Moreno y Fernando Torres. Expulsó por doble amarilla a Alex (m. 43) y por roja directa a Loren (m. 89).Unos 10.000 espectadores en el estadio Nuevo Colombino de Huelva. El Atlético ganó la 38 edición del Trofeo Colombino.

El Atlético, ayer con sus teóricos suplentes en el campo, bajó otra vez un poquito su listón de juego. El centro del campo estuvo espeso, las bandas fueron territorio virgen y el único delantero, Javi Moreno, penó en soledad hasta que fue sustituido por Torres, que tampoco tuvo uno de sus mejores días. Mejoró algo la defensa, más centrada, un poco más atenta y mejor coordinada.

Movilla, siempre Movilla, trató de aportar un poco de pausa, una brizna de cordura al juego rojiblanco. Nagore, fiel y oscuro escudero, intentó ayudarle. Los dos lo consiguieron...a ratos. Y esos periodos de reflexión en el eje del campo fueron los mejores del Atlético. Los minutos en los que consiguió su gol, un tanto de fortuna de Colsa tras una alocada salida de Almunia, el guardameta del Recreativo. Los minutos en los que el cántabro demostró que, si bien no es un jugador exquisito, tiene llegada. Hasta de tres ocasiones consecutivas dispuso Colsa en el meridiano del primer tiempo.

Unos primeros cuarenta y cinco minutos en los que los onubenses se dedicaron a la afición favorita de su técnico, Lucas Alcaraz: la presión agobiante, la asfixia permanente en el centro del campo. Una presión de la que a duras penas pudieron escapar los rojiblancos en un par de internadas de Stankovic.

Por la derecha, Aragonés dispuso dos peones poco habituales en esa latitud del campo. Santi, como lateral y Correa, como interior. Ninguno tuvo mayor incidencia en el juego. Además, Santi se lesionó tras una caída fortuita en la que se torció la rodilla derecha. En su lugar ocupó ese carril García Calvo, que intentó la aventura en el área contraria en un par de ocasiones. Pero, anulada esa opción para profundizar, casi todo el juego rojiblanco se volcó al centro, a la zona de los grandes atascos circulatorios. Y así, de atasco en atasco, discurrió el partido.

La salida del italiano Demetrio Albertini, al que se le aprecian algunos detalles más que esperanzadores, en el segundo tiempo, contribuyó a que los rojiblancos conservaran un poco más el balón en el centro del campo. Circulaciones horizontales, monótonas, sólo rotas por un par de pases en profundidad a Fernando Torres que el delantero desaprovechó.

El Recreativo, con un hombre menos por la expulsión de Alex por simular un penalti desde el minuto 43, se fío al desgaste, al cuerpo a cuerpo. De vez en cuando la velocidad de Raúl Molina, un delantero criado en el filial rojiblanco, ponía en algún apuro a Sergio, pero poco más. El portero titular ayer del Atlético no tuvo muchas oportunidades de reivindicarse. Eso sí, el trabajo que tuvo, poco, lo solucionó como acostumbra: sin gestos excesivos, con sobriedad. La mejor oportunidad del Recreativo llegó tras el lanzamiento de un córner botado por Gallego. Entonces, Sergio, sí tuvo que lanzarse trazando un escorzo y evitar en el último momento el gol olímpico.

El Atlético aún no puede soltar todo el aire acumulado durante el verano y suspirar de alivio, pero al menos ha mostrado un perfil más favorecido, menos borroso y sus futbolistas pueden empezar a sentirse más aliviados, más seguros de si mismos. Al menos, como poco, han descubierto que saben y puden ganar.

Otros resultados: Racing de Santander, 1; Roma, 2. Levante, 0; Eibar, 0. Oporto, 0; Celta, 1. Almería, 1; Zaragoza, 1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de agosto de 2002