Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Poliseda aplazan el cobro salarial para evitar el cierre

Los 379 trabajadores de la empresa Poliseda, al borde del despido tras el anuncio de cierre de la fábrica, cuya sede se halla en Alcalá de Henares, están dispuestos a aplazar en ocho o diez días el cobro de sus salarios para destinar el dinero a la compra de materias primas y evitar así el cese de actividad de la empresa, lo que, en su opinión, les abocaría al cierre definitivo.

Los portavoces del comité de empresa y de los sindicatos CC OO y UGT, se reunieron ayer con el viceconsejero de Trabajo, Antonio de Guindos, para plantearle la decisión de retrasar el cobro de los salarios y pedirle que traslade tal iniciativa a la directiva del grupo italiano Radici, propietario de la empresa. Esta compañía, dedicada a la fabricación de fibras químicas para textiles y neumáticos, presentó un expediente de regulación de empleo para todos los empleados y de suspensión de pagos el pasado 29 de julio. Cada uno de los empleados cobra al mes unos 1.200 euros y la media de antigüedad es de 30 años.

Los portavoces sindicales también trasladaron a Radici, a través de la consejería de Trabajo, su intención de abrir una mesa de negociación donde se estudien previsibles ofertas de compra de la empresa. Además, esperan que no se formalice el escrito que presentó Radici esta semana en un juzgado de Alcalá de Henares, en el cual pide la paralización progresiva de la factoría.

'Esa es una situación que nos preocupa mucho. Vamos a intentar por todos los medios que no se produzca el cierre', declaró Maru Menéndez, secretaria de acción sindical de UGT. La representación sindical, añadió Javier Montesinos, de CC OO, también exigió del presidente del Gobierno regional, Alberto Ruiz-Gallardón, una 'declaración pública de apoyo a los trabajadores de Poliseda'.

La decisión de retrasar el cobro de los salarios, según Juan José Senen, secretario del comité de empresa 'es un verdadero problema para muchos trabajadores'. 'Pero lo hacemos', añadió, 'porque nuestro objetivo es que la fábrica no paralice su actividad, que no se cierre y que podamos llegar a un acuerdo de viabilidad con Radici'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 2002