Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía autoriza en el Ensanche de Vallecas un enorme centro comercial

Casi la mitad del espacio estará ocupado por cines, boleras y otros establecimientos de ocio

El Ensanche de Vallecas, el mayor de los nuevos barrios que se levantarán en Madrid, acogerá el segundo centro comercial más grande de la región, detrás del que se hará en Arroyomolinos. Y será el grupo francés Carrefour, según la Consejería de Economía, el que explote este complejo de comercio y ocio que dará cobertura a los 100.000 habitantes que se instalarán en la zona en los próximos años. El Gobierno regional había denegado la licencia a la multinacional en 2000 al considerar que tenía una situación de monopolio en la región.

Serán 26.000 las viviendas que se levantarán en el Ensanche de Vallecas, una operación urbanística enclavada entre la carretera de Valencia (N-III), el barrio de Santa Eugenia y Rivas-Vaciamadrid. En total, cerca de 100.000 nuevos habitantes que, en términos económicos, según fuentes del sector, supondrán unos 75.000 clientes potenciales. Un suculento mercado difícil de desdeñar, y por el que el grupo francés Carrefour, cuyo presidente en España es el ex ministro de Fomento Rafael Arias-Salgado, ha mostrado especial interés.

El nuevo centro comercial, según la directora general de Comercio, Concepción Guerra, 'es un concepto diferente' que basará gran parte de su oferta en el ocio. De hecho, 50.000 de sus 108.000 metros cuadrados se dedicarán a cines y boleras. El centro contará también con un parque y un gran lago artificial. Además, se destinarán 20.000 metros cuadrados a locales en alquiler para los pequeños comerciantes de la zona.

210 millones de euros

El macrocomplejo que prevé Carrefour, el segundo en tamaño de la región, después del complejo Xanadú de Arroyomolinos (110.000 metros cuadrados de zona comercial y 17.000 para el parque de nieve), según estimaciones de Economía, incluye también un hipermercado de 'no más de 10.000 metros cuadrados', según Guerra, que se sumará a los 16 establecimientos de este tipo que posee la empresa en la región.

El proyecto, cuya licencia fue concedida el pasado julio, prevé además un gigantesco aparcamiento con capacidad para 6.000 plazas de vehículos. La inversión será de 210 millones de euros y generará, según consta en el expediente del que dispone la Consejería de Economía, 5.000 puestos de trabajo (3.000 de ellos directos). El periodo de ejecución es de dos años.

La concesión de la licencia a Carrefour no ha estado exenta de polémica. De hecho, ya en 2000 la Consejería de Economía había denegado la petición a la empresa, apoyándose en un informe del Tribunal de Defensa de la Competencia según el cual la fusión de las compañías Pryca y Continente, que dio origen a lo que hoy es Carrefour, había generado una situación de monopolio en todo el país.

El Gobierno central, entonces, obligó a Carrefour a vender 17 hipermercados en España para poder consumar la fusión. En el caso de Madrid, el Ejecutivo ordenó a la multinacional desprenderse de un hipermercado en la zona norte de la región o, en su caso, a renunciar a la apertura de otro establecimiento en esa área. La empresa se decantó por la primera opción y vendió el centro comercial que tenía en Alcobendas. Tras la denegación de la licencia, el consejero de Economía, Luis Blázquez, se mostró partidario de autorizar en el Ensanche de Vallecas un gran centro comercial si no lo explotaba Carrefour. Entonces, ¿por qué ahora se le ha concedido la licencia? La directora general de Comercio responde que la multinacional 'ha subsanado' las deficiencias que presentaba en su primera petición, que entre otras cosas contemplaba una oferta de ocio menor que la actual.

Pero ni a las patronales del mediano y pequeño comercio ni al PSOE les convence esta explicación. La organización Copyme califica de 'nuevo desaguisado de Blázquez' la decisión de conceder la licencia a Carrefour, en palabras del portavoz Miguel Ángel Blanco. El presidente de Cecoma, Salvador Santos Campano, añade: 'Nos oponemos rotundamente a esa situación. Ya está bien de favorecer siempre a los mismos'. Ambas organizaciones aseguran que esperaban que los pequeños comerciantes de la región pudieran obtener suelo al mismo precio que Carrefour y no tener que pagar alquiler por los puestos que ocuparán en el complejo de la empresa. Según Blanco, el centro comercial previsto perpetuará la 'monopolización del mercado madrileño' por parte de la compañía, que ya posee un hipermercado en Rivas-Vaciamadrid, muy cerca de donde estará el Ensanche de Vallecas. El portavoz de Economía del PSOE, Antonio Carmona, cree que esta concesión 'significa un paso más en la destrucción del pequeño comercio; es el enésimo favor que Blázquez le hace a las grandes superficies comerciales'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002