Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La España sin agosto

Una pléyade de políticos, juristas y técnicos mantiene engrasada en vacaciones la maquinaria del Estado

Los líderes parlamentarios se van de vacaciones en agosto. Pero detrás de ellos queda todo un equipo de políticos enviándoles informes a sus portátiles o a sus móviles, preparando ataques y defensas para el mes de septiembre y en alerta ante cualquier imprevisto. La maquinaria de la Administración no puede detenerse. El Boletín Oficial del Estado (BOE) sigue publicando sus 40.000 ejemplares de rigor. Aunque en vez de 200 páginas, ahora sale con 160.

Todo un semillero de proyectos, informes y dictámenes precisan sembrarse en agosto para que den sus frutos cuando los jefes regresen de sus vacaciones.

'No se publican leyes en agosto', explica el subdirector del BOE, Fernando Pérez, 'porque las leyes suelen venir del Congreso y no hay actividad en el Parlamento, pero sí se publican resoluciones, órdenes ministeriales... De los 560 empleados que tiene el BOE, puede que ahora trabajemos la mitad, pero la máquina sigue engrasada'.En las administraciones locales y autonómicas, las más próximas al ciudadano, políticos y técnicos preparan los grandes proyectos que se presentarán en septiembre. 'Una cosa es lo urgente y otra lo importante', comenta Antonio Lucio, director general de Disciplina Ambiental en la Comunidad de Madrid. 'En el día a día, los proyectos que requieren reflexión los va uno dejando para agosto. Puedes llegar con menos lozanía mental, pero agosto es el mes idóneo para preparar un convenio ambicioso, o para definir un proyecto sobre el medio ambiente pionero en España que dará que hablar cuando lo presentemos en el mes de octubre'.

'Una cosa es lo urgente y otra lo importante. Y esto, mejor para agosto'

De todos los órganos oficiales es el Consejo de Estado, organismo consultivo del Gobierno que vela por la observancia de la Constitución, el que más en guardia parece: 'Nunca nos vamos de vacaciones', asegura una portavoz del presidente del Consejo, Íñigo Cavero. 'Está ordenado así por ley. En cualquier momento podemos ser consultados para emitir dictámenes de urgencia. Recibimos al año entre 3.000 y 5.000 solicitudes de dictámenes por parte de los ministerios y las comunidades autónomas. Podría citar la Ley de Partidos o el anteproyecto de la Reforma Universitaria. Pero también recibimos desde la denuncia de un constructor que se sienta discriminado por su comunidad hasta la solicitud de indemnización por los daños causados en una vivienda de su propiedad a consecuencia de una actuación policial. Hay que emitir dictámenes sobre ellas. Y para eso estamos aquí'.¿Y si alguien quiere consultar al presidente del Gobierno, de vacaciones en Menorca? ¿Si el presidente de Rusia, Vladímir Putin llamase a Aznar mañana? Entonces, Aznar hablaría desde la isla de Menorca, mientras su intérprete podría encontrarse en Albacete o en Gran Canaria.

'Los intérpretes sólo tienen que estar localizables. No han de venir a Moncloa. Incluso en los meses que no son de vacaciones, la cosa funciona así', señala el secretario de Estado de Comunicación, Alfredo Timermans.

En Moncloa, los técnicos confían en la tecnología. ¿Estará Mariano Rajoy, vicepresidente primero del Gobierno en el Palacio de la Moncloa el mes de agosto? 'Es irrelevante que esté ahí físicamente', añade Timermans.

'Con los medios tecnológicos que hay ahora no es necesaria la presencia física en Moncloa. Yo me quedaré al menos dos semanas en agosto. Pero cuando me vaya lo haré con mi portátil. Y no me va a faltar el panadero ninguna mañana', señala el secretario de Estado.

El panadero es el nombre que se le asigna en Moncloa a los resúmenes de prensa que los técnicos colocan encima de la mesa del presidente del Gobierno y de los principales colaboradores antes de que éstos lleguen al despacho. 'Desde Menorca, el presidente podrá leer todos los panaderos a primera hora', señala Timermans.

La ministra de Exteriores, Ana Palacio, se irá de vacaciones en agosto, como la mayor parte de los altos cargos de su ministerio, a pesar de Perejil. 'Sólo se quedarán al frente dos de los doce directores generales', señala un portavoz. 'Ellos decidirán cuándo elevar algún tema al secretario de Estado. De todas formas, la ministra estará cada día conectada al ministerio mediante su ordenador'.

La tecnología no sólo le facilita el verano a los políticos, sino a los propios ciudadanos y a los funcionarios. El Consejo General del Poder Judicial, por ejemplo, dispone de un servicio de atención al ciudadano al que se puede llamar por teléfono y consultar en Internet (www.cgpj.es). Aunque en el gabinete de prensa, consultado por este periódico el pasado viernes, se desconocía la existencia de este servicio, la realidad es que allí atienden las sugerencias y reclamaciones de los afectados por la Administración de Justicia. En Internet se dispone de un formulario de reclamaciones. El Consejo General se compromete a acusar recibo en 48 horas y a dar contestación en el plazo de un mes.

Y cuando la tecnología no es suficiente, sólo queda renunciar a las vacaciones. El Ministerio del Interior, a cargo de Ángel Acebes, es el que en principio cuenta con menos libranzas. 'El ministro tendrá actos públicos todas las semanas, y algunas de ellas hasta dos y tres', comenta un portavoz. 'Estará en su despacho día sí y día no. Y lo mismo ocurrirá en el resto del ministerio. No habrá vacaciones convencionales'.

Javier Arenas será la cara visible del Gobierno que conteste a los ataques de la oposición. El secretario general del PP se marchó ayer de vacaciones. 'Pero desde Cádiz y Málaga estará operativo', aseguran en el Ministerio de Administraciones Públicas. 'El día 12 y el 15 de agosto tiene ya reuniones en Génova'.

La oposición también tiene sus planes para el mes de agosto, aunque el cuartel de operaciones del grupo parlamentario socialista se trasladará del Congreso a su sede de Ferraz. 'Desde el año pasado, el PP impuso la práctica de cerrar por completo el Congreso de los Diputados. Hasta la zona de prensa. Así que no tenemos más remedio que irnos a Ferraz', señala un portavoz socialista.

José Luis Rodríguez-Zapatero, el secretario general, se marchó a Galicia esta semana. Pero ya tenía prevista dos apariciones públicas: la primera en Galicia sobre el 9 o el 10, y después en Almería durante la segunda quincena de agosto.

Jesús Caldera, el número dos del PSOE, quien se ha marchado también en agosto, como el propio Zapatero, reaparecerá el próximo día 21 para presentar ante el Tribunal Constitucional el recurso contra el decretazo de la reforma laboral.

Precisamente, el registro del Tribunal Constitucional permanecerá abierto todo el mes de lunes a sábado y de ocho de la mañana a tres de la tarde, aunque el número de letrados se reduzca al 10% en este organismo.

En Izquierda Unida, la escasez de personal hace que hasta el jefe de comunicación, José Francisco Mendi, tome responsabilidades políticas hasta el próximo 21 de agosto, cuando vuelva Gaspar Llamazares. 'Yo quedo como responsable político. En los temas que no son conflictivos, como el de Transmediterránea, tenemos bastante autonomía y yo mismo emito comunicados para la prensa', señala Mendi.

En cualquier caso, este agosto se presenta mucho más tranquilo para la clase política, judicial y periodística, que el del año pasado, cuando una sola palabra fastidió las vacaciones de tanta gente: Gescartera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de agosto de 2002