Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Al Atlético le quedan aún muchos deberes por hacer

Problemas. El Atlético descubrió ayer que tiene problemas. Muchos problemas. Sobre todo, en defensa. Pero no sólo. Sobre todo, físicos. Pero no sólo. Un jugador extraordinario, un tipo larguirucho de 20 añitos con cara de despistado llamado Postiga, asociado al veloz y habilidoso Derlei, les enseñaron a los rojiblancos todos los deberes que todavía están en blanco, todo el trabajo, mucho, que les queda por hacer para aproximarse a la idea de equipo que pretende su técnico, Luis Aragonés.

OPORTO 3 / ATLÉTICO 0

Oporto: Vítor Baía; Secretario, jorge Costa, Pedro Emanuel, Nuno Valente, Costinha; Capucho, Deco, Maniche, Derlei; y Hélder Postiga.

También jugaron: Nuno, Paulo Ferreira, Ricardo Costa, Ricardo Carvalho, Mario Silva, Joca, Bruno, Alenitchev, Candido, Costa y César Peixoto.

Atlético: Burgos; Carreras, Coloccini, García Calvo, Otero; Emerson, Movillas; Aguilera, Correa, Dani; y Javi Moreno.

También jugaron: Roberto, Pinola, Colsa, Juan Carlos y Amaya.

Goles: 1-0. M. 7. Postiga, de precioso remate. 2-0. M. 19. Derlei, tras una jugada personal de Postiga, remata de cabeza desde cerca aprovechando el fallo de la defensa.

3-0. M. 52. Deco, desde lejos.

Árbitro: Martins Dos Santos. Amonestó a Postiga, del Oporto y a Burgos y Javi Moreno, del Atlético.

Unos 20.000 espectadores en el estadio Das Antas de Oporto.

Ni Movilla ni Emerson encontraron su sitio. Especialmente, el brasileño. Ninguno de los dos consiguió dar sentido al juego del Atlético y ninguno de los dos consiguió dificultar el juego del Oporto. Tampoco les ayudó la habitual dispersión de Correa, ayer incrustado en la media punta e incapaz de colaborar en lo más minimo en emborronar la salida del juego de los portugueses. Su sustituto en el segundo tiempo, Juan Carlos, al menos le echó más ganas que el uruguayo y a falta de juego, por lo menos batalló por las cercanías del área del Oporto. Pero en cuestión de batallas, el rey fue Javi Moreno. Las únicas ocasiones, salvo un disparo de Movilla, fueron del delantero valenciano.

No le ayudó al Atlético, desde luego, el que los portugueses estuvieran físicamente mucho más enteros. Que corriesen el doble. Cada carrera entre un jugador rojiblanco y uno de los Oporto acababa con el del equipo madrileño con la lengua fuera mirando al portugués en la distancia. Y eso se notó, sobre todo, en la cercanía del área del Atlético.

La facilidad para el desborde de Postiga y Derlei y el despiste a la hora de mantener la posición de los defensas rojiblancos supuso una cantidad innumerable de ocasiones para el Oporto. Entre ellas dos goles anulados y uno salvado bajo palos después de que el Mono Burgos fallara en la salida. El Atlético encajó tres goles pero pudo haber encajado unos cuantos más. Menos mal. Siempre hay una lectura positiva, aunque el equipo rojiblanco no consiguió disparar entre los tres palos en todo el segundo tiempo.

Otros resultados: Blackpool 0, Athletic 0; Sevilla 5, Rota 0.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de agosto de 2002