Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los clubes de Primera y Segunda saldan sus deudas con jugadores

'Todo arreglado'. Los dirigentes de la Liga y de la AFE se mostraron satisfechos de que todos los clubes de Primera (Espanyol, Las Palmas, Osasuna, Tenerife, Valladolid y Zaragoza) y Segunda División (Albacete, Atlético de Madrid, Córdoba, Éibar, Elche, Extremadura, Racing de Ferrol, Jaén, Leganés, Numancia, Oviedo, Sporting y Xerez) hubieran saldado las deudas denunciadas por sus jugadores, y cuyo plazo para abonarlas se cerró a las 12 de la noche de ayer. Las denuncias ascendían a 17.759.448 euros, casi el 100% más que la pasada campaña. Con el abono de los 139 casos denunciados, ningún club se ha visto obligado a descender.

Las instituciones públicas, con sus avales, han permitido levantar la sentencia de muerte de algunos clubes que debían casi la mitad de los 18 millones de euros denunciados. Es el caso del Principado de Asturias con el Oviedo, con deudas denunciadas por importe de casi cuatro millones de euros, y, en menor medida, del Sporting, o de Caja Canarias al facilitar un crédito para que la UD Las Palmas resolviese deudas próximas a los cinco millones de euros.

El Oviedo y Las Palmas, junto con el Xerez y el Compostela, eran los clubes que más preocupaban por la cuantía de las deudas. En la Liga mostraron su satisfacción por la solución, pero estiman que sólo es temporal. Este organismo, a partir del 1 de octubre, pondrá en marcha un nuevo control económico de los clubes, cuyo grado de incumplimiento llevará hasta el descenso de categoría.

La inquietud sobre la situación económica de los clubes, por otro lado, no ha desaparecido. Buena parte de ellos han resuelto las deudas con pagarés a varios meses de plazo. Si a su vencimiento no se pudieran hacer efectivos, los jugadores tendrían la oportunidad de presentar una nueva denuncia, en diciembre. Y si entonces los clubes no pagan, se les retirarían los derechos federativos. En ese caso, no podrían traspasar ni fichar jugadores en el mercado de invierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de agosto de 2002