Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'Statu quo'

Lo sabía. Sabía que más tarde o más temprano el maestro Lázaro Carreter saldría, como siempre, en defensa de nuestro idioma y de los que todavía lo amamos algo. Y digo esto porque durante la famosa crisis de Perejil, ministros, periodistas e incluso el presidente del Gobierno nos han ido adornando sus discursos con diferentes formas de pronunciar y escribir statu quo. Reconozco que yo no sabía cómo se escribía el término, pero nada más oírlo acudí al diccionario, cosa que no se les ocurrió a muchos de los nombrados anteriormente. Pero desde el día que lo oí sabía que Lázaro Carreter, para el que deberían crear la figura del Defensor del Idioma, saldría a poner a cada uno en su sitio, y en uno de sus dardos daría un tirón de orejas a los que patalean el diccionario de forma tan impune.

Gracias, señor Lázaro Carreter. Sabía que, como tantas otras veces, no me defraudaría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de julio de 2002