Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Rumbo

'A Sevilla no la mueve ni un torrente de expos'. Así describe a su ciudad una persona tan sevillana como Guillermo Vázquez Consuegra. ¿Estamos de nuevo ante el tópico de la imagen de complacencia de esta ciudad? Llama la atención que sean gentes tan creativas y tan ligadas, por otra parte, a su espacio natal las que analizan con más rigor y exactitud el carácter y la personalidad de Sevilla. Diez años después de la Expo, los habitantes de esta ciudad, cada vez menos sevillanos y más de los municipios metropolitanos, se enfrentan a nuevos proyectos que, al parecer, harán de esta urbe el no va más: transporte metropolitano, avión europeo, una fábrica de Renault desarrollada, un puerto fluvial ampliado y no sabemos cuántas cosas más.

Al final de todo, y a pesar de que en los documentos oficiales de los nuevos arbitristas de este siglo se nos habla de la nueva economía y del producto virtual, lo que sigue dando sentido a Sevilla es la industria aeronáutica y la automovilística. Como en los años sesenta y setenta del pasado siglo, cuando floreció aquella red de empresas (CASA, ISA, FASA) que dieron sentido a una ciudad innovadora donde coincidían en los mismos foros y a favor de las mismas causas gentes como Ramón Carande y Eduardo Saborido, Alfonso de Cossío y Jaime Montes, Felipe González y Jaime García Añoveros. Hay que rescatar aquella Sevilla que hizo coincidir al metalúrgico y al abogado, al catedrático y al sindicalista.

No se trata de nostalgia ni de melancolía. Se trata de rescatar la memoria colectiva necesaria para poner en pie proyectos que den sentido a la comunidad. No hay una única Sevilla, identificada con las señas tópicas de la autocontemplación y el embelesamiento y que curiosamente festejará con osadía este próximo otoño el centenario de Luis Cernuda.

Otra parte de esta ciudad de contrastes se sumerge desde hace siglos en esa corriente abierta a la novedad y al descubrimiento, a la tolerancia y el compromiso. Ojalá que de nuevo los discípulos de aquellos liberales y demócratas converjan con los nuevos metalúrgicos del ordenador y de la aeronáutica a fin de enderezar el rumbo de la ciudad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS