Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Olof Lagercrantz, periodista y escritor

Olof Lagercrantz, una de las figuras más destacadas de la cultura sueca de la segunda mitad del siglo XX, falleció en su casa de Drottningholm, Estocolmo, a los 91 años. Escritor, crítico literario, autor de estudios eruditos sobre autores como Dante, Conrad, Strindberg, Nelly Sachs, Stig Dagerman, Joyce, entre muchos otros, escribió, además, ensayos y fue un vigoroso polemista sobre temas políticos y sociales, con una actitud de permanente autocrítica sin aferrarse a dogmas, al punto de que evolucionó desde posiciones conservadoras a una abierta disidencia con los valores imperantes. Durante los años cuarenta se desempeñó como crítico literario en el diario Svenska Dagbladet realizando una tarea fecunda de promoción de la polémica y preservación del idioma.

Desde comienzos de la década de los cincuenta fue jefe de la sección cultural del diario Dagens Nyheter y posteriormente, entre 1960 y 1975, redactor jefe del mismo. Fue el periodo de grandes y polémicos acontecimientos como la guerra de Vietnam, la descolonización africana y el despertar del interés por los países del Tercer Mundo. Lagercrantz rompió con la tradición del diario y atacó al imperialismo de Estados Unidos y se rodeó de un núcleo de intelectuales de izquierda. Siempre desconfió de las informaciones y procuró conocer las realidades por propia mano. Así viajó a China y a la Unión Soviética, como también a Kiruna, en el extremo norte de Suecia, para apoyar una huelga de los mineros. Fue un hombre que defendió con valor las cosas en las que creía, sin medir las dificultades que esa posición podía acarrearle. La vida y la muerte fueron temas frecuentes en su poesía y en sus ensayos y, como todos los grandes escritores contemporáneos, tuvo una visión muy pesimista del rumbo actual de la humanidad. Más allá de discrepancias, su aporte a la literatura universal fue notable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 2002