Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El zoo marino en la zona del Besòs, aprobado por la ciudad y el ministerio

La oposición critica la venta por 18 millones de euros de terrenos comprados por 270.000

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona, el último antes de vacaciones, dio luz verde a la plataforma del zoo marítimo, en terrenos del Fòrum 2004. El Ministerio de Medio Ambiente hizo llegar ayer al consistorio su autorización para este proyecto y el pleno lo refrendó, aunque todavía faltan dos trámites antes de iniciar su construcción: la declaración de impacto ambiental y la ampliación de la concesión de los terrenos ganados al mar, que depende del Estado.

Pese a que aún quedan pendientes estos trámites, el primer teniente de alcalde, Xavier Casas, afirmó que se podrían solucionar durante el mes de septiembre y comenzar las obras en octubre.

Además del zoo marítimo, en la plataforma se ubicará el Palacio de la Evolución, que en el proyecto inicial medía 40 metros y que el Ayuntamiento rebajó hasta 25 para conseguir el visto bueno por parte del ministerio. También habrá servicios como restaurantes, bares e incluso una gasolinera. Xavier Casas explicó que los 45 millones de pesetas que la municipalidad pagó eran sólo por una parte del solar de Renfe Meridiana.

Los usos públicos que motivaron en su día dicha compra eran deportivos y, según Casas, se prestan ya en las cercanas instalaciones del Pont del Dragó, y para viviendas que ya se han levantado en las proximidades.

El plenario dio ayer la aprobación definitiva al plan parcial del sector Renfe-Meridiana que afecta a la manzana central de los polémicos terrenos que durante muchos años fueron reiteradamente reivindicados por el movimiento vecinal de Nou Barris para equipamientos. Una parte de ellos albergan el complejo lúdico de Heron City. El concejal del Distrito de Nou Barris, el socialista Manel Pérez, hizo una apasionada defensa de la nueva estética de sus avenidas y bulevares así como de las abundantes plazas y placitas de nueva construcción.

La oposición reclamó un mayor esfuerzo inversor en dotar de mejores y nuevos equipamientos a los 170.000 habitantes de Nou Barris. El PP defendió con ahínco el cierre de las Cocheras de Autobuses de la avenida de Joan de Borbó que exigen los vecinos y que el equipo de gobierno prometió que llevaría a cabo en esta legislatura.

La recuperación de un nuevo interior de manzana del Eixample -delimitada por las calles de Consell de Cent, Diputació, Viladomat y Calàbria- y de un equipamiento originó otro rifirrafe con la oposición a propósito de la concreción de usos del subsuelo. Joana Ortega (CiU) arremetió contra el gobierno local: 'Proeixample compra un solar para recuperar otro interior de manzana y un equipamiento. Hasta ahí de acuerdo. Pero no contentos con vender el suelo, ahora nos venden el subsuelo'. Jordi Portabella (ERC) terció para explicar que primero compraron el solar para construir una residencia de ancianos y después vieron que hacía falta aparcamiento, lo cual abarataría el coste de la residencia.

Por otra parte, Joan Clos se pronunció sobre el futuro del mercado del Born, tras la aparición de restos arqueológicos, y aseguró: 'Si la cohabitación entre la biblioteca y los restos arqueológicos es posible, nosotros estamos a favor de la cohabitación'. El alcalde añadió que las tres administraciones implicadas, gobiernos central y catalán y Ayuntamiento, se han marcado un plazo de un mes y medio para examinar los informes de los expertos y tomar una decisión.

El pleno sobre las cuentas del Ayuntamiento de Barcelona dio lugar ayer a un encendido debate sobre el estado de la ciudad en el que la oposición, CiU y PP, recriminó al gobierno municipal que destinara el año pasado 2,4 millones de euros más a publicidad que a la construcción de viviendas sociales. La política municipal de vender suelo público centró buena parte de las críticas de la oposición. Uno de los ejemplos citados por el portavoz de CiU, Joan Puigdollers, fue la venta de una parte de los terrenos de Renfe-Meridiana, de propiedad municipal, a El Corte Inglés por 18 millones de euros. El Ayuntamiento los compró en 1987 por 270.000 millones para usos públicos.

A las acusaciones de CiU de que el gobierno local destina más dinero a publicidad que a vivienda social respondió Eugeni Forradellas (ICV), responsable del Patronato Municipal de la Vivienda. Forradellas afirmó que se ampliará el presupuesto para atender la demanda creciente de vivienda de los barceloneses, además de asegurar que en 2001 siguió creciendo el presupuesto destinado a vivienda. De los pisos acabados ese año en Barcelona el 25% eran protegidos.

Después de señalar que su grupo está de acuerdo con el informe de las cuentas generales presentado por el concejal de hacienda, Ernest Maragall, el portavoz de ICV hizo un llamamiento a las instituciones para que contribuyan económicamente a que el 2004 sea un éxito en inversiones. Forradellas dijo que Barcelona intenta hacer realidad un concepto de ciudadanía para el que hace falta 'amplitud de miras'.

Concentración de empresas

La aprobación de la memoria que justifica la fusión por absorción de Barcelona de Serveis Municipals, SA, actualmente denominada Sociedad Municipal de Aparcamientos y Servicios, SA, de un buen número de empresas municipales tan diversas como el zoo o los servicios funerarios, entre otras cosas motivó un largo debate entre Gobierno y oposición. Donde los primeros veían ventajas los últimos no acababan de imaginar lo que tienen en común sociedades que desarrollan actividades tan distintas. La oposición pidió por activa y por pasiva estar representada en el Consejo de Administración de la nueva sociedad municipal.

No fue la única vez que salieron a relucir en el plenario los servicios funerarios. La aprobación del pliego de condiciones para la construcción y gestión de un nuevo tanatorio en la finca de propiedad municipal, situada en la calle de Carles Riba, números 10 y 12, propició que la oposición destapara la caja de los truenos sobre los servicios de pompas fúnebres. Puigdollers anunció que su grupo recurrirá al Tribunal de la Competencia porque considera que se incumple la ley.

El presidente del grupo municipal de CiU expresó sus dudas sobre que la relación entre el precio y la calidad sea la correcta porque los ciudadanos no pueden elegir, ya que en lugar de liberalizar dichos servicios se funciona como un monopolio de hecho. El PP coincidió en esta apreciación. Su portavoz, Jordi Cornet, acusó al equipo de gobierno 'de hacer negocio con una situación por la que todos tenemos que pasar'.

El alcalde Joan Clos intervino, visiblemente molesto, para decir que la empresa mixta de Servicios Funerarios está muy bien gestionada. Discrepó de que los precios sean tan altos como afirmaba la oposición e insistió en que 'hay un amplio abanico de precios y que los servicios son gratuitos para las personas que no pueden pagar'. Sus palabras no convencieron a Puigdollers, quien tras reconocer que existen servicios de beneficencia como en todas las ciudades del mundo añadió: 'La mayoría de familias barcelonesas no necesita la beneficencia municipal'. El cruce de declaraciones fue subiendo de tono, lo que llevó a Joan Clos a zanjar la cuestión diciendo: 'Los clientes están muy contentos', refiriéndose a los servicios funerarios, palabras que dejaron perplejos a unos y arrancaron las carcajadas de otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de julio de 2002