ESCALADA EN EL CONFLICTO HISPANO-MARROQUÍ

Preocupación entre los más de 6.000 españoles residentes en Marruecos

La crisis no afectó ayer a su vida cotidiana

'Si me apura, en lo único que se ha notado ha sido en que hoy [por ayer] había menos gente haciendo cola ante el consulado de España en Tánger para solicitar un visado'. Como casi todos los españoles residentes en Marruecos, el padre Seijas, del Arzobispado de Tánger, resaltó la normalidad con la que transcurrió ayer su vida cotidiana, ajena a la crisis hispano-marroquí. La actual tranquilidad no obsta para que muchos teman la evolución de los acontecimientos.

Más información
La comunidad marroquí en España teme que con la crisis aumente la xenofobia
SER:: Embajador en Marruecos
SER:: Presidente de Melilla

Unos 6.000 españoles residen en Marruecos, aunque en esta época del año hay también muchos turistas que viajan por el país. El grueso de los españoles que allí viven son funcionarios o contratados por la Administración central, españolas casadas con marroquíes, hombres de negocios, cooperantes y religiosos que desarrollan una labor social. La mayoría están afincados en Casablanca, Tánger y Tetuán.

'Es una situación dolorosa para todos nosotros, españoles y marroquíes que trabajamos codo a codo en una misma empresa', explicó desde Casablanca Ramón Enciso, director general de Medi Télécom, la compañía de teléfonos móviles en la que participa Telefónica. 'Ha habido un gran respeto mútuo', prosigue. 'Los empresarios hemos sido bien acogidos en este país y lo que sucede nos preocupa. Esperamos que cuanto antes las aguas vuelvan a su cauce'.

'Grupos de marroquíes se han manifestado ante el Consulado de España en Tetuán pero con nosotros, en nuestro trabajo, no hemos notado la menor hostilidad, no digamos ya agresividad', afirmó un cooperante español en la antigua capital del protectorado español. 'Seguimos los acontecimientos con preocupación y confiamos en que se acerquen las posturas'. 'Los amigos de mi marido bromean conmigo tachándome de colonialista', comentó divertida una española casada con un médico.

El ministro portavoz del Gobierno de Rabat, Mohamed Achaari, manifestó ayer que los españoles afincados en Marruecos o turistas de paso no tienen nada que temer. 'Siguen siendo bienvenidos en nuestro país', aseguró por teléfono.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS