LA CRÓNICAColumna
i

¿Pero dónde nació Gaudí?

Este año, en las fiestas de Sant Pere, patrón de Reus, los ciudadanos pudieron contemplar a su gusto al alcalde de Barcelona, Joan Clos, que, asomado al balcón del Ayuntamiento, escuchaba -sin perder jamás su sonrisa- a su colega de Reus, Lluís Pérez. Pérez -seguro- le iba informando de los actos tradicionales que le tocaría presidir, entre ellos desfilar en solemne procesión y encender la típica tronada, que es una orgía de petardos: algo parecido a lo que sucede en Valencia, pero concentrado en el centro de una plaza. '¿Qué pinta Clos en Reus?', se preguntaban algunos despistados. '¡Pues claro, hombre, es el Año Gaudí y Gaudí nació aquí!'. Eso, evidentemente, lo decía uno de Reus, pero la cosa anda revuelta entre esta ciudad y un pueblo vecino, Riudoms, que mantiene desde siempre que es la cuna del genial arquitecto.

Nadie se da por vencido. Reus y Riudoms inauguran casas y colocan tantas lápidas como haga falta para certificar el lugar que fue cuna del arquitecto

Nadie se da por vencido y se inauguran casas y se colocan tantas lápidas como haga falta para certificar el lugar donde nació. Hasta hace unas semanas existía una de esas lápidas en un banco de la plaza de Prim de Reus -aunque nadie le prestaba ni la más mínima atención-. Allí había existido la casa familiar del arquitecto, incluido el taller de calderero, y por lo tanto se suponía que era su lugar de nacimiento. Ahora se ha rectificado el supuesto error y el Ayuntamiento ha colocado otra lápida -mucho más moderna y vistosa que la anterior- en una casa de la calle de Sant Vicenç Alegre, que era la casa materna de Gaudí y por tanto parece más lógico que la mujer hubiera alumbrado allí. El edificio es de propiedad privada, aunque allí no vive nadie. El Ayuntamiento se ha hecho cargo de la restauración de la fachada y de colocar en la esquina de la calle una escultura de Aldomà Puig que representa a Gaudí, de niño, jugando a las canicas. Todo esto forma parte del recorrido gaudiniano -de su vida, claro, que no de su obra, porque en Reus no existe ni una- que se organiza para quien quiera seguir los pasos de los primeros años del arquitecto.

Por su parte, Riudoms inauguró el mismo día del 150º aniversario del nacimiento una espléndida casa de dos pisos totalmente ambientada en la época del artista. Ésa era la casa paterna y donde Gaudí vivió hasta los siete años, cuando se trasladó a Reus. La lápida que preside la casa no indica que naciera allí, pero los de Riudoms están convencidos de que sí, y dan sus argumentos, que se verán pronto en un vídeo que recoge todos los testimonios que lo acreditan. Pero las lápidas no terminan aquí: cerca de Riudoms existe una preciosa masía rodeada de avellanos y olivos llamada Mas de la Calderera, que era una de las posesiones de la familia. La lápida, colocada en el centenario del nacimiento, indica que nació allí. Este año han colocado otra a su lado, aunque, más cautos, sólo es un simple homenaje del pueblo al artista.

Si nos remitimos a la historia, sabemos que Gaudí fue bautizado en Reus el día después de su nacimiento y no se especifica que hubiera nacido en otra parte (en aquella época no existía el registro civil). A sus 23 años se matricula en la Escuela Provincial de Arquitectura y en el papel oficial consta que nació en Reus (él mismo firma el documento). Como este documento existen otros más -exactamente 20-, cuyas fotocopias obran en mi poder gracias a Domènec Solé, uno de los miembros de Amics de Gaudí, una asociación reusense que vela por defender y ensalzar la figura del arquitecto, amén de reivindicar su nacimiento en esta ciudad. Amics de Gaudí se fundó en el año 1955 y actualmente tiene 50 socios, uno de ellos primo hermano del padre de Gaudí, cuyo nombre es, además, Antoni Gaudí. El mismo año 1955, uno de los fundadores de la asociación, el abogado Guix Sugrañes, y el entonces director de Radio Reus, Salvador Sedó, organizaron una campaña para verificar que Gaudí había nacido en Reus. Para ello ofrecieron 500.000 pesetas cada uno al que demostrara que el arquitecto había nacido en Riudoms. No se presentó nadie y la cosa quedó aparentemente saldada a favor de los de Reus.

Pero los miembros de Amics de Gaudí no están muy contentos del trato que reciben del Ayuntamiento de la ciudad, ni de cómo se ha organizado el año, ni en general de cómo se trata la figura del genio. 'Lo único que teníamos de Gaudí, la fuente de una masía, fue derribada por el Ayuntamiento alegando que era un peligro', comenta Domènec Solé. Lo cierto es que a Gaudí se le propuso levantar el santuario de la Misericòrdia, patrona de la ciudad, y que hizo un proyecto en el cual los bancos del paseo se convertían en un rebaño de ovejas. Un litigio con un vecino que no admitía que le cerraran el paso por culpa de las obras terminó con el sueño que ahora todos admiraríamos.

Amics de Gaudí ha elaborado su propio Año Gaudí, igual que Riudoms y que Reus. El programa de los tres es apretado, pero nadie mira lo que hace el vecino. Hace unos días TV-3 dio la noticia de la inauguración de la casa de Riudoms y constató que el genio había nacido allí. 'Sabemos que uno de los directivos es del pueblo', afirma Domènec Solé. Así las cosas, cuando escribo esta crónica siento pánico por el terreno resbaladizo donde me meto y ya preveo más de una bronca. Una cosa es cierta: Riudoms sabe lo que se lleva entre manos y van a por todas: la restauración de la casa paterna es una prueba. Amics de Gaudí hace la guerra por su cuenta: conferencias, papeles oficiales, etcétera. Y Reus ha organizado infinidad de actos y ha limpiado una fachada... Por lápidas, que no quede.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de julio de 2002.