Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:GESTIÓN Y FORMACIÓN

El conocimiento también es un activo

600 empresas vizcaínas se apuntan a una red de vigilancia tecnológica

Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva. Son nuevos términos de la sociedad del conocimiento, que obliga a las empresas a abandonar postulados tradicionales y a abordar su organización empresarial bajo un prisma diferente. Para ayudarles en esta toma de conciencia, el Departamento de Promoción Económica de la Diputación de Vizcaya inauguró el pasado enero un servicio de vigilancia tecnológica, Zaintek, al que ya se han apuntado 600 empresas y que ha recibido recientemente el espaldarazo de la Agrupación Cluster de Industrias de Componentes de Automoción de Euskadi (ACICAE). De una tacada, han entrado en la red de vigilancia tecnológica las 280 empresas socias del cluster, que preside Antonio Reche. El sector de automoción es uno de los pesos pesados de la economía vasca; aporta el 19% del PIB autonómico y emplea a 43.000 personas.

Las empresas europeas pierden cada año unos 3,4 billones de pesetas en investigar innovaciones ya patentadas

'Zaintek permite acceder de forma rápida y eficaz a información de carácter estratégico', destacan desde el Departamento Foral de Promoción Económica. 'Ayudamos a las pymes a conseguir la única ventaja competitiva estable: aprender a tiempo para anticiparse', añaden.

El servicio foral (www.zaintek.es) ofrece a las empresas de menos de 100 empleados una variada gama de servicios para acceder a información valiosa del entorno, aprender a seleccionar la información relevante y a utilizarla como herramienta en la toma de decisiones.

Dudas puntuales

La red da respuesta a cualquier duda puntual que surja en la empresa sobre información del entorno, ya sea de tipo tecnológico, patentes, económica, financiera o de calidad. Otros servicios de Zaintek son el diagnóstico e implantación de sistemas de información empresarial, facilitándoles un plan de vigilancia tecnológica diseñado a la medida de la empresa y adaptado a su infraestructura tecnológica.

Recientemente, 280 empresas del sector auxiliar de información han participado en una jornada de vigilancia tecnológica en Bilbao en la que participó un conferenciante de lujo, Ramón Maspons, de la Universidad Politécnica de Catalunya y uno de los principales expertos españoles en cuestiones de vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva, unas teorías que posibilitan a la empresa convertir el conocimiento en un activo. Maspons, un especialista en asesorar a las empresas sobre la necesaria 'transición hacia una generación centrada en el conocimiento, el aprendizaje y los flujos de información', respalda su discurso con datos objetivos como unos 3,4 billones de pesetas que pierden cada año las empresas europeas en investigar innovaciones ya patentadas. Una cifra que demuestra la importancia de conocer y manejar la información relevante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de julio de 2002