La Audiencia reabre la causa por el extraño crimen de Jordi Berraondo

La Seccíón Tercera de la Audiencia de Barcelona ha reabierto la causa judicial por el crimen del director de banco Jordi Berraondo, asesinado a tiros en extrañas circunstancias en el interior de su vivienda en abril de 2001. La esposa y el suegro de la víctima llegaron a ser detenidos como sospechosos del asesinato y por un móvil económico, pero el juez encargado del caso les dejó en libertad por falta de pruebas.

La fiscalía, que en su día reclamó la prisión para ambos detenidos, ha solicitado ahora que el caso no sea reabierto, pero el tribunal no ha tenido en cuenta este planteamiento y ha estimado el recurso que presentó la familia de la víctima, representada por el abogado Jordi Pina, del bufete de Pau Molins.

La Audiencia ordena al Juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona que practique más pruebas, como el interrogatorio de los sospechosos, y posteriormente decida si el caso debe ir a juicio. La causa fue archivada por falta de pruebas al cabo de unas semanas de cometerse el crimen. La policía detuvo después a los familiares de la víctima y el juez lo cerró de nuevo al considerar que no se probó su culpabilidad. Segur Caixa, la compañía con la que la víctima tenía contratada un seguro de vida de 40 millones de pesetas, también solicitó la reapertura de la causa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de julio de 2002.