El 'puerto seco' de Coslada se convertirá en la quinta aduana marítima de España

Las mercancías se trasladarán directamente por ferrocarril hasta la localidad madrileña

El conocido como puerto seco de Coslada verá por fin despejado su futuro. Tras varios intentos de poner en marcha este ambicioso proyecto de transporte de mercancías a través del ferrocarril, el Ministerio de Hacienda va a otorgar el carácter de aduana marítima a esta terminal para impulsar su funcionamiento (en este momento está sólo al 30% de su capacidad). La aduana marítima, cuya autorización es ahora temporal, permitirá que todos los trámites administrativos de tránsito de mercancías que se efectúan en los puertos españoles puedan hacerse también en Coslada.

El proyecto del puerto seco se remonta a 1995. Pero esta iniciativa estatal sólo pudo ponerse en marcha en marzo del pasado año, cuando por primera vez fue posible conectar la terminal de Coslada con los puertos de Valencia, Bilbao, Algeciras y Barcelona. Por ello, la primera etapa de funcionamiento de este punto ha arrojado pérdidas cercanas a los 600.000 euros, según su gerente, Ignacio Marinas Montalvillo.

En un año de actividad, el puerto seco, que inicialmente esperaba mover una media de 300 contenedores de mercancías al día, sólo alcanza una cuota próxima a los 100, es decir, un 30% de actividad.

Tanto el gerente, Ignacio Marinas, como el presidente de la sociedad Puerto Seco, Juan Ramón García Notario, no creen, sin embargo, que esta cifra suponga 'un fracaso'. 'Al contrario, creo que haber conseguido una cuota del 30% en tan sólo un año no es poco, sobre todo teniendo en cuenta que la cuota de mercado del ferrocarril ha pasado en los últimos años del 30% al 5%', sostiene Marinas.

La fuerte competencia en el sector del transporte por carretera es, según los responsables de Puerto Seco de Coslada, la razón principal por la que la iniciativa no ha terminado de arrancar. La carretera, explican Ignacio Marinas y García Notario, ha ganado terreno al ferrocarril y le ha sacado ventaja frente a su 'poca modernización'. La liberalización del sector ferroviario, explican, no se ha producido aún, mientras que la del transporte por carretera es ya un hecho. 'El ferrocarril está secuestrado por la carretera', afirma Ignacio Marinas.

Impulso definitivo

Para paliar la situación que atraviesa el puerto seco cosladeño se ha optado por concebir un mecanismo que le dé el impulso definitivo. El plan consiste en convertir la terminal en una aduana marítima, que, por extraño que parezca, hará de la localidad de Coslada el quinto puerto de España que goza de esta actividad. Pero, ¿cómo es posible esa idea si Madrid no tiene mar?

La aduana marítima es una condición natural de los puertos de Barcelona, Valencia, Algeciras y Bilbao. Es un trámite que obliga a que todas las mercancías que llegan a estos diques tengan la denominación de tránsito y por ello requieran de una serie de documentos, lo cual, en ciertas ocasiones, implica que tengan que permanecer retenidas uno o más días mientras se completa la documentación.

Así, cuando Coslada obtenga la denominación de aduana marítima, los clientes que quieran transportar su mercancía a Madrid se ahorrarán esas largas esperas (que se traducen en mayores gastos) en cualquiera de los otros cuatro puertos: podrán enviar sus contenedores directamente a la localidad madrileña, y será allí donde cumplimenten toda la documentación. El puerto seco cosladeño se convertirá en un espacio 'atractivo' para los clientes.

Fuentes del Ministerio de Hacienda aseguran que 'se estudia' la petición de los responsables del puerto seco, aunque no precisan en qué fecha podría concretarse tal autorización porque ésta debe hacerse a través de una orden ministerial, un mecanismo 'complejo'. No obstante, Hacienda no pone 'objeciones' a esta propuesta. El permiso, matizan estas fuentes, sólo serviría para darle un carácter de 'clave de aduana marítima permantente' a la terminal de Coslada, puesto que el permiso que ahora posee es provisional. Con la condición permanente de aduana marítima, Marinas cree que la terminal podrá triplicar su capacidad.

Mientras llega la orden ministerial, la sociedad Puerto Seco ha acordado una ampliación de capital con una inyección de más de cuatro millones de euros. El Ayuntamiento de Coslada -que cedió el suelo durante 50 años-, pasará a tener un 10% de las acciones; la Comunidad de Madrid, hasta un 30%; Sepes, la sociedad estatal de preparación de suelo para equipamientos industriales, un 17%, y el resto lo controlarán Puertos del Estado y las cuatro grandes terminales españolas.

'Actividad frenética'

El alcalde del municipio, Juan Granados Rodríguez, del PSOE, espera que el puerto 'entre este año en una actividad frenética'. La implicación del Gobierno central, asegura Granados, 'permitirá una mayor infraestructura portuaria'. 'Nosotros queremos que el puerto funcione y que Coslada se convierta en referencia internacional para el transporte de mercancías', comenta.

El impulso que se quiere dar al puerto seco, señala Juan Ramón García Notario, 'es un paso estratégico' frente a la previsible liberalización del mercado ferroviario. Esa razón, indican los responsables del puerto, han convertido a Renfe en un serio opositor de la terminal, pese a que esta compañía posee un 46% de la sociedad Conte-Raíl, la empresa operadora. La explicación es que, una vez se produzca la esperada liberalización, el puerto pasaría a ser un competidor directo de Renfe. Y en la actualidad esta compañía ya posee el mismo servicio de transporte intermodal en la terminal de Abroñigal, situada en la zona de Méndez Álvaro.

'Es un problema de competencia. No se trata de hablar de buenos ni de malos, sino que son dificultades propias del mercado', señala García Notario. Pero el alcalde de Coslada va más allá: 'El verdadero obstáculo es Renfe', asegura.

Renfe 'apoya' el proyecto

Renfe rechaza la acusación del alcalde de Coslada, el socialista Juan Granados, quien asegura que la compañía ferroviaria se opone al desarrollo del puerto seco de la localidad. En un comunicado, Renfe aclara: 'A lo largo de 2001 se incorporaron las relaciones de tráfico con los puertos de Valencia, Bilbao y Algeciras, pasando su actividad a 17.490 teus (unidad de medida que equivale a un contenedor de 20 pies de largo por ocho de ancho y otros ocho de alto), lo que representa un incremento del 173% comparando sólo los últimos cuatro meses de ambos ejercicios. Ello demuestra el apoyo de Renfe al proyecto, que ha supuesto una mayor oferta a los clientes del ferrocarril, que son los que deciden qué terminal de contenedores eligen en función de sus prioridades'. Renfe asegura también que ha puesto en marcha el servicio combi-pack entre Madrid y Barcelona, una modalidad que garantiza, como en el transporte de viajeros en el AVE, la devolución del dinero en caso de retrasos. Al cierre del pasado mayo, asegura la compañía, el incremento de actividad de Puerto Seco fue del 63,4% respecto al mismo periodo de 2001.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS