Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete arquitectos compiten por diseñar el Museo de Colecciones Reales

El jurado del concurso del Museo de Colecciones Reales eligió ayer a los siete arquitectos que presentarán sus propuestas para construir el recinto, después de que el proyecto estuviese parado tres años debido a un recurso interpuesto por un candidato. Así, según Patrimonio Nacional, los arquitectos seleccionados de entre los 48 aspirantes iniciales son Santiago Calatrava; David Chipperfield; Jordi Garcés; Zaha Hadid; Martorell, Bohigas y MacKay; Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla, y Guillermo Vázquez Consuegra.

De esta forma, el proyecto para la construcción del Museo de Colecciones Reales, que cuenta con un presupuesto de 60.000 euros, vuelve a ponerse en marcha después de su paralización en 1999. Ese año, el estudio de arquitectos Cano Lasso -que no está entre los seleccionados ayer- fue elegido por unanimidad para llevar a cabo la proyección del museo. Pero el fallo del jurado fue recurrido por el arquitecto Antonio Vázquez de Castro, por considerar que el procedimiento de selección no se había ajustado al sistema de baremos y puntuaciones especificado en las bases del concurso.

En 2002, la Audiencia Nacional dictó una sentencia que obligaba a Patrimonio Nacional a repetir el concurso, puntualizando que los méritos de los arquitectos que se presentan en sociedades deben ser contabilizados desde la fecha en que se asociaron. La sentencia ordenaba además reunir al mismo jurado, formado por el secretario de Estado de Cultura, la subsecretaria del Ministerio de la Presidencia, el subsecretario de Hacienda, directores de las Reales Academias de Bellas Artes y de Historia, el presidente y gerente de Patrimonio Nacional y el director general de Bellas Artes, entre otros.

El Museo de Colecciones Reales ocupará 30.000 metros cuadrados entre la plaza de la Armería, la Catedral de la Almudena y el Campo del Moro, con espacio ampliado hasta la Cuesta de la Vega. Las condiciones del concurso exigen la integración en el museo de los restos arqueológicos del Madrid del siglo XI existentes en el terreno donde será construido. El nuevo recinto también expondrá tapices, carruajes y objetos de artes decorativas que no forman parte del interior de los Palacios Reales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de julio de 2002