_
_
_
_
CATÁSTROFE AÉREA

EE UU asegura que disparó por error contra civiles afganos tras sufrir un ataque

'Semejante poderío militar no puede emplearse sin errores', dice el jefe del Pentágono

EE UU disparó por error contra una población afgana en la que cientos de personas celebraban una boda, pero mantiene que los pilotos de sus aviones respondían a un ataque con armas de fuego. Aunque el Pentágono se resistió ayer a dar explicaciones sobre lo ocurrido, sus portavoces insistieron en que 'es difícil' que un piloto confunda fuego antiaéreo con los disparos al aire que los afganos suelen hacer al final de una boda. Una comisión de investigadores estadounidenses y afganos todavía trataba de llegar anoche al lugar del incidente.

Más información
Un bombardeo de EE UU mata a decenas de asistentes a una boda en Afgansitán
'¡Bombardean la posición equivocada!'
Un F-16 estadounidense mata por error a cuatro soldados canadienses en Afganistán
Asesinado en Kabul uno de los tres vicepresidentes del Gobierno afgano
Los afganos rinden el último homenaje al viceministro asesinado en Kabul
La ONU acusa a EE UU de ocultar pruebas del bombardeo a una boda en Afganistán
Contexto:: La coalición contra el terrorismo
Tema:: La primera gran crisis del siglo
Participación:: La opinión de los lectores

Los aviones estadounidenses dejaron caer al menos 7 bombas de casi 1.000 kilos cada una en torno a la ciudad de Deh Rawud, en la zona sur de Afganistán. Una de ellas siguió una trayectoria errante, pero no fue ésta la que provocó las víctimas. Las últimas informaciones del Pentágono aseguran que la bomba perdida cayó en una zona despoblada.

Fueron los disparos de las potentes armas automáticas montadas en los AC-130 las que dejaron un alto número de víctimas. Varias estimaciones hablaban anoche de una treintena de muertos en el incidente, y hasta 100 heridos.

En cualquier caso, el Pentágono insiste en que su patrulla aérea se vio repentinamente envuelta lo que 'parecía ser' fuego enemigo, aunque nadie en la institución militar aclara si los disparos eran reales o si alguien los confundió con los disparos al aire de afganos celebrando una boda. Disparar al aire o prender fuegos artificiales es su manera tradicional de festejar una boda.

Un periodista le preguntó al portavoz del Pentágono cómo es posible que un soldado en un avión pueda confundir unos disparos al aire con el fuego de baterías antiaéreos, si es que finalmente se demuestra que eso fue lo que ocurrió: 'Si usted estuviera en el punto de mira de un arma', le respondió John Stufflebeem, 'y viera los destellos, nunca sabría si es fuego enemigo o disparos al aire', le respondió.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por no saber, el Pentágono reconoció ayer, a punto de cumplirse tres días desde el incidente, que ignoraba en qué lugar exacto se habían producido las víctimas civiles. El secretario de defensa, Donald Rumsfeld, participó en una rueda de prensa de un portavoz con el Pentágono, síntoma de que la comparecencia era significativa. Sin embargo, Rumsfeld casi guardó silencio y repitió en varias ocasiones en que es 'un error hacer juicios de valor sin saber qué pasó'.

El portavoz tampoco aclaró si en la zona atacada se había registrado algún tipo de actividad que hiciera sospechar sobre la presencia de soldados talibanes o miembros de Al Qaeda.

A Rumsfeld se le recordó que en otras ocasiones ha presumido de cómo la campaña de Afganistán es, con diferencia, la más precisa en la selección y destrucción de objetivos. Rumsfeld matizó esa afirmación: 'No hay duda de que los soldados actuales están mejor equipados que en ningún otro conflicto. Pero semejante poderío militar no puede emplearse sin errores. Siempre ha pasado y siempre pasará, aunque nuestro objetivo es limitar al máximo esos errores', aseguró.

El relato de los hechos al que se ajusta el Pentágono sigue siendo el mismo. Aseguran que una patrulla de reconocimiento se 'sintió amenazada por fuego de armas automáticas'. Aviones AC-130 y B-52 acudieron al lugar para destruir los enclaves de los que partían los disparos.

El portavoz de EE UU en la base afgana más cercana al lugar de los hechos, Roger King, insistía ayer en que los disparos 'son poco consistentes con la celebración de una boda', aunque nunca se atrevió a descartar esa posibilidad.

Boda con disparos

'Normalmente, cuando piensas en una boda aquí, no es infrecuente que haya disparos, pero son aleatorios, hacia uno y otro lado, no dirigidos a un objetivo específico. Sin embargo', explicó King, 'en este caso, los soldados que iban a bordo de los aviones sintieron que los disparos apuntaban hacia ellos con el objetivo de derribarlos'.

La patrulla de reconocimiento formaba parte de una gran operación militar en la que participan varios centenares de soldados aliados. La operación trata de peinar la provincia de Uruzgan, un lugar de difícil acceso al que anoche todavía no había llegado la comisión de estadounidenses y afganos que debe investigar lo ocurrido.

[Por otro lado, un soldado norteamericano resultó herido ayer en un pie durante un ataque contra un convoy de tres vehículos militares que salían de Kandahar y en el que viajaban seis soldados estadounidenses, según informó el Pentágono a France Presse. 'El convoy de tres vehículos recibió cerca de 20 salvas de disparos de armas cortas cuando abandonaba', informó la teniente coronel Catherine Abbott.]

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_