Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LAS GRANDES EMPRESAS

WorldCom presenta hoy su informe en la SEC

WorldCom, que la semana pasada reconoció haber ocultado con juegos contables gastos por valor de 3.800 millones de dólares, debe presentar hoy un informe a la Comisión del Mercado de Valores (SEC) en el que especifique con todo detalle las circunstancias de las singular transformación de pérdidas ingentes en magníficas ganancias. Un error más hoy, una falsedad más, serán pagados muy duramente por los responsables, según anunció ayer Harvey Pitt, el presidente de la SEC.

Pitt compareció en el programa de debate político This Week, de la cadena de televisión ABC, en su calidad de guardián de la rectitud en el planeta corporativo de Estados Unidos, una tarea de características épicas en vista de lo que ocurre casi diariamente. A los responsables de WorldCom 'les hemos pedido que hagan una declaración bajo juramento en la que digan al ciudadano americano lo que ocurrió y cuál es la verdadera situación financiera' de la compañía, dijo Pitt. 'Si hay una sola coma de falsedad en esa declaración, lo van a pagar muy caro'.

La Comisión del Mercado de Valores de Estados, la SEC, el organismo que tiene el encargo de velar por la rectitud de las bolsas de ese país, ha demandado por fraude a la empresa de telecomunicaciones sin que por ello haya logrado frenar la psicosis de fraude que se ha instalado en los mercados de valores y que está destrozando las cotizaciones de las empresas. La confianza es uno de los principales activos de las empresas y al paso que las grandes empresas llevan, van a perderla con las consabidas consecuencias para el inversor. Ahora falta por saber si la crisis de la empresa de telecomunicaciones WorldCom terminará en suspensión de pagos tras la crisis abierta que ya se ha llevado por delante 17.000 empleos.

WorldCom es la obra de Bernie Ebbers, un antiguo gestor de hoteles que, en colaboración con Scott Sullivan, se lanzó la pasada década a un desenfrenada carrera de adquisición de empresas. El grupo llegó a controlar un total de 75 compañías bajo el paraguas de la firma WorldCom y su ambición traspasó las fronteras de Estados Unidos. En el año 1997 llegó a un acuerdo con Telefónica, empresa española presidida entonces por Juan Villalonga, y Ebbers ocupó un puesto en el consejo de administrcaión de la firma española, aunque posteriormente dejó este cargo.

La pujanza del sector de telecomunicaciones le llevó al vértigo del triunfo, pero las irregularidades contables le han cortado las alas de raíz. Ahora los accionistas pagarán las consecuencias

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002