Las inundaciones en el Cáucaso provocan al menos 70 muertos

Al menos 70 muertos, más de 100.000 damnificados y cientos de desaparecidos es el balance de cinco días de lluvias, que han causado las peores inundaciones de las últimas décadas en el Cáucaso ruso. Más de doscientas localidades han sufrido la furia de los elementos. Las ríos desbordados han arrasado a su paso con casas, coches y animales domésticos. Un centenar de puentes, cientos de kilómetros de carreteras y vías férreas y miles de viviendas han sido destruidos por la fuerza de las aguas.

En este panorama hay señales esperanzadoras. En algunas regiones las lluvias han cesado y ha salido el sol, con lo que el nivel de los ríos comienza a bajar. Es el caso de Chechenia, donde no se han confirmado las noticias dadas por algunas agencias sobre la destrucción de los depósitos de petróleo y la amenaza de una catástrofe ecológica para el Caspio. El crudo podía haber llegado a través del Sunzhá, que pasa por Grozni, y el Argún, hasta el Térek, que desemboca en ese mar. Pero el líder checheno, Ajmed Kadírov, asegura que la situación en Chechenia está bajo control y que el peligro ya ha pasado.

La región más golpeada por las inundaciones es Stávropol, que ha sufrido también el mayor número de víctimas mortales: 43. En Krasnodar han perecido sólo ocho personas, pero las pérdidas materiales han sido cuantiosas. Baste decir que 50.000 casas están inundadas y más de 5.000 han sido destruidas completamente. También en esta región las lluvias han cesado, pero, según los pronósticos, pueden recomenzar el fin de semana.

En total, más de 70.000 personas han tenido que ser evacuadas. De las 219 localidades golpeadas por las inundaciones, 107 han quedado sin luz, lo que afecta a casi 200.000 personas. A pesar de que muchas de ellas se han quedado también sin agua potable, la gente se resiste a abandonar sus hogares por miedo a que les roben.

El presidente Vladímir Putin ordenó crear un gabinete de crisis y envió a la zona a Serguéi Shoigú, ministro de Situaciones de Emergencia. Para las labores de rescate, Shoigú ha movilizado a miles de soldados y especialistas, más de dos mil camiones y tractores, 90 embarcaciones y 40 helicópteros y aviones.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS