Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa y los trabajadores de la limpieza de Málaga siguen sin acuerdo

La huelga de basuras en Málaga cumplió ayer su cuarto día con más de una tonelada de basuras acumulada en las calles y con una nueva reunión negociadora entre la empresa y los trabajadores en la que no fue posible alcanzar un acuerdo sobre el convenio colectivo que permita poner fin al conflicto.

Ambas partes reanudaron las negociaciones en la tarde del viernes, después de tres días de paro sin que mediara ninguna conversación. Aunque en aquel encuentro los sindicatos advirtieron un cambio de talante en la dirección de Limsa, no fue finalmente suficiente para sellar un acuerdo, aunque sí se acercaron posiciones.

La empresa ha vuelto a convocar al comité para una nueva ronda de negociaciones en la mañana de hoy, día especialmente preocupante en la ciudad porque las fiestas de las hogueras de San Juan y la quema de juás congregarán por la noche en las playas a millares de malagueños. El alcalde, Francisco de la Torre, ha promulgado un bando en el que pide a los ciudadanos que sean especialmente cuidadosos y no arrojen desperdicios.

El principal escollo de la negociación radica ahora en la reivindicación de los trabajadores de disfrutar de dos jornadas de descanso semanales -actualmente sólo tienen reconocida una-. La empresa está dispuesta a aceptar la propuesta, pero a cambio de eliminar los días de libranza por asuntos propios.

Los trabajadores han propuesto como fórmula alternativa que se creen unos turnos rotatorios que evite a Limasa el excesivo coste que ha alegado que le supondría la contratación de nuevo personal para cubrir el servicio los dos días de descanso de la plantilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de junio de 2002