Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los encerrados facilitarán sus datos para que se busquen soluciones individuales

Los inmigrantes inician hoy una huelga de hambre de 48 horas

El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, logró ayer que los representantes de los encerrados accediesen a facilitarle los datos personales de los 423 inmigrantes que desde hace 11 días secundan un encierro en la Pablo de Olavide. Chamizo anunció que se creará una comisión jurídica que analizará caso por caso la situación de los encerrados para tratar de encontrar soluciones individuales. El defensor les advirtió también sobre la urgencia de empezar a negociar con el Gobierno. Los inmigrantes inician hoy una huelga de hambre de 48 horas.

Tras una tensa reunión con los representantes de los inmigrantes, Chamizo consiguió que éstos cambiasen de opinión y accediesen a facilitar los datos personales de los encerrados. El defensor les hizo entender que su pretensión de que el Gobierno aplicase una medida de gracia en bloque era inviable y, a cambio, les propuso crear una comisión jurídica para tratar de encontrar soluciones individuales.

Chamizo les advirtió sobre la necesidad de comenzar cuanto antes las negociaciones con el Gobierno, que, dijo, no podrán empezar hasta que no cuente con 'material' para sentarse a negociar. Los inmigrantes cedieron después de que el defensor les ofreciese 'garantías', como que la policía no intervendrá mientras duren las negociaciones con el Gobierno.

Según los datos que maneja Chamizo, la situación de un 60% de los inmigrantes entraría dentro del marco legal, dado que todos cuentan con algún tipo de documento o tienen abiertos expedientes aún por resolver, por lo que puede resultarles más fácil regularizar su situación. Para el 40% restante, algunos sin pasaporte o bajo orden de expulsión, Chamizo ha propuesto tratar de agilizar los trámites que les permitan acceder a algún tipo de documentación que respalde su situación.

Los inmigrantes ratificaron ayer su decisión de iniciar hoy una huelga de hambre de 48 horas, medida que acompañarán con la celebración de una asamblea de trabajadores mañana a las 15.00. La jornada de huelga apenas alteró la rutina del encierro. Sólo las palabras de uno de sus ex portavoces, Abderramán Karachi, lograron alterar la calma. Karachi afirmó que un grupo de encerrados 'con papeles' había abandonado el campus para participar en la manifestación de Sevilla, extremo que desmintieron los representantes. Los inmigrantes, no obstante, se solidarizaron con los motivos del 20-J. 'Entendemos que su lucha es la nuestra, porque cuantos más derechos consigan los trabajadores españoles, más cerca estaremos nosotros de poder regularizar nuestra situación laboral', expusieron en un comunicado.

También ellos encontraron muestras de solidaridad en la manifestación que a esas horas recorría la capital andaluza. 'Vaya mi primer recuerdo solidario para los compañeros inmigrantes encerrados en la Pablo de Olavide para regularizar su situación laboral', dijo el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, durante el acto que cerró la manifestación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 2002