Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno andaluz y los sindicatos califican de 'éxito' la huelga y piden a Aznar que negocie

Martínez habla de fracaso para el PSOE y acusa a las centrales de usar métodos de Batasuna

El Gobierno andaluz y los sindicatos convocantes, UGT y Comisiones Obreras, calificaron de 'éxito rotundo' y 'seguimiento masivo', sin incidentes, la jornada de huelga general vivida en Andalucía. La Junta cifró en un 90% el paro registrado en la comunidad, cifra que los sindicatos elevaron al 92%. La presidenta del PP de Andalucía, Teófila Martínez rebajó al 35% la incidencia de la huelga, calificó la jornada de 'fracaso' para el PSOE y para los sindicatos, y acusó a éstos últimos de de 'intimidar' con métodos de Herri Batasuna. Curiosamente, la provincia gaditana registró, segun los sindicatos, el 95% de paro.

En medio de la guerra de cifras, la única coincidencia entre administraciones y sindicatos fue que Andalucía se situó como la comunidad que dio una mayor respuesta al paro general. El Gobierno central, al igual que el PP andaluz, cifró el seguimiento en un 35%, la máxima entre autonomías.

El consejero de Empleo de la Junta, José Antonio Viera, reclamó ayer al Gobierno central que abra 'una negociación sin condiciones', tras el 'seguimiento masivo' de los trabajadores a la huelga general. Viera, que compareció a mediodía para dar las cifras de la huelga recogidas por el Ejecutivo andaluz -en la huelga general de 1994 la Junta no ofreció datos oficiales- añadió que esa negociación debería ampliarse a las comunidades de Andalucía y de Extremadura y a los ayuntamientos en el caso de la reforma del subsidio agrario.

El titular andaluz de Empleo hizo un recorrido por los diferentes sectores para concluir que en lo que se refiere a los transportes públicos por carretera o vía, tanto urbanos como interurbanos, los polígonos industriales, las obras y el pequeño comercio, la huelga fue secundada 'casi en el 100% de los casos'. Los mercados centrales de todas las capitales y en algunas grandes superficies, especialmente de Cádiz y Almería, ni siquiera se llegó a abrir, mientras que la actividad industrial y de construcción, dato obtenido con el consumo real de energía eléctrica en la comunidad, se redujo en un 30%. El seguimiento de la huelga en educación fue de alrededor del 90%, en la administración local entre el 90% y 95% y en la Junta entre un 50% y un 60%.

En las manifestaciones celebradas en las capitales andaluzas participaron más de 152.000 personas, según los sindicatos. La más numerosa fue la celebrada en Sevilla, con más de 100.000, según las centrales, y sólo 9.300, de acuerdo con los cálculos de la Delegación del Gobierno, un reflejo más de la guerra de cifras de la jornada. Esta manifestación estuvo encabezada por los máximos dirigentes de UGT y Comisiones, Cándido Méndez y José María Fidalgo y marcada por un calor asfixiante.

Por su parte, la presidenta del PP andaluz, Teófila Martínez, afirmó ayer en Cádiz que la huelga fue 'un estrepitoso fracaso' para UGT y Comisiones, el PSOE andaluz y el presidente, Manuel Chaves. Tras ofrecer los datos del Gobierno central en la comunidad, Martínez dirigió severas críticas a los sindicatos, a los que acusó de 'intimidar, coaccionar brutalmente, insultar' y emplear métodos similares a los que utiliza Batasuna en el País Vasco para impedir que trabajadores y ciudadanos no secundaran esta convocatoria. 'Hay establecimientos donde pegaron pegatinas con una señal como ponen los de Batasuna con una diana y el mensaje 'por aquí vamos a pasar'', dijo Martínez.

Por su parte, la vicesecretaria general del PSOE-A, María del Mar Moreno, calificó de 'éxito riguroso' la huelga, frente al 'patético intento del Gobierno de mentir a los españoles y de ocultar la realidad'. Moreno recomendó a Aznar que 'escuhe a los españoles' y tenga en cuenta 'el gran éxito de la movilización'.

Por último, el presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero, coincidió con Martínez en todos sus juicios: 'fracaso' y 'coacción de piquetes.

Muestra de civismo

La principal imagen que ofrecieron ayer Sevilla y Andalucía fue la del respeto y el civismo. Las marchas ciudadanas y los distintos actos con motivo de la convocatoria de huelga general se desarrollaron de una manera que podría calificarse de ejemplar. Así, según informó la Delegación del Gobierno en Andalucía, el número de detenidos en la comunidad en relación con la huelga fue de siete personas; cuatro en Málaga y tres en Huelva. Esta cifra es menor que la que se registra tras muchos partidos de fútbol, conciertos o incluso botellones. Pero, obviamente, también hubo incidentes y altercados durante la jornada. Entre los más destacados figura la carga policial a un grupo de manifestantes que se concentraron frente al Corte Inglés en Málaga. Los antidisturbios disolvieron la protesta con disparos al aire de sus escopetas de pelotas de goma. En Sevilla, un guardia civil resultó herido leve en un forcejeo con un piquete cuando protegía un autobús que transportaba a funcionarios de prisiones. En Granada, un diputado provincial de IU recibió un sillazo en la cabeza cuando integraba otro piquete. En Huelva, una joven sufrió una conmoción después de que un petardo estallara a su lado. Por su parte, en Cádiz fue en donde se registraron más incidentes, principalmente cortes de carreteras y quema de mobiliario urbano. También hubo tensiones y conatos de violencia cuando un piquete obligó al cierre de la oficina del Inem de Chiclana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de junio de 2002

Más información