Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCIERRO EN LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

Chaves pide la aplicación de la Ley de Extranjería a los encerrados en Sevilla

Los inmigrantes estudian endurecer su presión con una huelga de hambre

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, defendió ayer la aplicación de la Ley de Extranjería a los inmigrantes encerrados en la Universidad Pablo de Olavide desde hace una semana. 'Encerrarse no debe ser un instrumento para conseguir papeles', dijo. En sintonía con lo expresado por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, Chaves recordó ayer que la actual legislación representa la soberanía popular 'nos guste o no'. Los inmigrantes, por su parte, se plantean endurecer sus presiones con el inicio de una huelga de hambre.

Manuel Chaves dejó ayer clara su posición respecto al encierro iniciado el lunes pasado en el campus de la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla, por unos 400 inmigrantes que reclaman así su regularización. 'Si el objetivo del encierro es la regularización, no lo van a conseguir y creo que no lo deben de conseguir', dijo durante su participación en un foro organizado por la agencia Europa Press en Sevilla.

Chaves defendió la necesidad de aplicar la Ley de Extranjería. 'Nos guste o no, fue aprobada por el Parlamento y representa la voluntad de la soberanía popular', indicó. El presidente andaluz insistió en que una política de 'puertas abiertas' en materia inmigratoria sería errónea porque alentaría 'la explotación de los inmigrantes por parte de empresarios desaprensivos y las mafias dedicadas al tráfico de personas'.

Después de desdeñar como 'una auténtica bobada' que algunos dirigentes del PP, como el secretario general Javier Arenas o la presidenta andaluza, Teófila Martínez, hayan vinculado al PSOE con el encierro, Chaves criticó al Gobierno por la falta de medios para hacer cumplir la Ley de Extranjería, lo que ha convertido a España en un territorio de 'barra libre' para la inmigración.

Por su parte, el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, lamentó ayer en Zaragoza las palabras de Chaves: 'No pueden ser más desafortunadas sobre todo por parte de un partido que, junto a IU y la Comunidad de Aragón, tiene recurrido el texto de la ley', informa Efe.

Los inmigrantes, que lamentaron la opinión de Chaves, se plantean endurecer sus medidas de presión con una huelga de hambre, aunque es una medida que todavía no contaba ayer con el beneplácito de los 423. La radicalización de su postura está también relacionada con las nulas esperanzas dadas por el Defensor del Pueblo andaluz, José Chamizo, en su primer contacto, de lograr una regularización general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de junio de 2002