Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministerio quiere solucionar el futuro del Born 'lo antes posible'

Robo de dos capiteles del yacimiento, y los restos arqueológicos se deterioran por falta de restauración

'No hay ningún problema de agenda', señaló ayer Juan Allende, director de comunicación del Ministerio de Educación y Cultura. 'Querríamos que la decisión se tomara lo antes posible, pero estamos pendientes de que la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat nos diga qué puede hacerse en el Born'. Desde la Administración autonómica, la única respuesta sobre el asunto, ayer, fue: 'Ya avisaremos cuando haya algo nuevo'.

En el ministerio empieza a cundir el nerviosismo, máxime cuando se han encontrado inmersos en una polémica cuyos antecedentes desconocían y en la que finalmente no tienen voz ni voto, aunque pagan. La decisión sobre qué tiene que hacerse con los restos arqueológicos hallados en el Born depende del director general de Patrimonio. Éste aún no ha comunicado oficialmente al ministerio su decisión, aunque los arquitectos han presentado y desarrollado un anteproyecto en el que prevén que sea compatible una parte del yacimiento con la construcción de una biblioteca un poco más reducida. 'Están corriendo muchos papeles, pero nosotros no hemos visto ninguno', comentó Allende. 'Cuanto antes se resuelva este asunto, mucho mejor porque tenemos presupuestada la biblioteca estatal de Barcelona, está adjudicada la contrata y querríamos que pudiera ser una realidad en breve'.

Allende aseguró que está a la espera de que la Generalitat decida en firme en qué condiciones puede construirse allí la biblioteca. 'Una vez establecido este punto, decidiremos si es un espacio idóneo para las necesidades de este equipamiento y se encargará o no el nuevo proyecto', añadió. El mutismo de la Generalitat contrasta con el pronunciamiento público de diversas comisiones de expertos y de asociaciones profesionales contrarias a la convivencia de los dos equipamientos.

Mientras no se toma una decisión sobre el futuro del Born, el yacimiento empieza a deteriorarse. Entre el 18 y el 21 de mayo se produjo el robo de dos capiteles góticos que se encontraban en un contenedor situado fuera del mercado, en el área protegida por la valla que cierra el edificio. Estos hallazgos, según señaló el portavoz del ministerio y reconocieron los mismos arqueólogos, tenían que haber sido depositados en el almacén arqueológico municipal. El traslado estaba previsto, precisamente, para el día 22. Desde el ministerio, además de reclamar mayor cuidado a los arqueólogos, se ha exigido un refuerzo en la seguridad. Desde el día 26 de mayo hay guardías de seguridad durante las 24 horas del día. También se produjo el curioso robo de una de las balas de cañón halladas en el Born, precisamente una situada en la entrada de un viejo palacio. Esta bala ha sido devuelta y depositada en el almacén.

Antoni Fernández, codirector de las excavaciones, señaló que los trabajos arqueológicos finalizaban ayer por orden del ministerio y mostró su preocupación por la conservación del yacimiento, afectado por las goteras del techo del mercado, el cambio de clima y los excrementos de las palomas. En algunos puntos del pavimento ha salido moho y hongos y algunos estucos de las paredes corren peligro de desprenderse. 'Si no comienzan desde ahora mismo las tareas de consolidación, el yacimiento se degradará', señaló.

Uno de los restauradores ha tratado los casos más graves, pero se precisaría un trabajo más intenso en equipo para asegurar los restos arqueológicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002