Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autorizados mil puestos de venta de petardos para las verbenas

Cataluña tendrá unos 1.000 puntos de venta de petardos y fuegos artificiales con motivo de las próximas verbenas de Sant Joan (24 de junio) y Sant Pere (29 de junio). Las administraciones y los fabricantes han iniciado una campaña conjunta de prevención de accidentes e incendios, que se extenderá a todas las escuelas públicas y privadas, a los cuerpos sanitarios y los ayuntamientos.

Para la campaña Verbenas con precaución se han impreso 140.000 folletos para niños y 100.000 para adultos en los que se explican los tipos de fuegos artificiales permitidos y cómo deben utilizarse para no sufrir accidentes. Se han editado además 20.000 carteles con los consejos sobre seguridad y 5.600 CD ROM en los que se explica la normativa vigente. Todo este material se ha distribuido en las escuelas catalanas, centros juveniles, consultas de pediatría de los centros de atención primaria, ayuntamientos y consejos comarcales, cuerpos de seguridad y puntos de venta de material pirotécnico.

82 expedientes

En la provincia de Barcelona se instalarán 575 locales para la venta de petardos, la mayoría de ellos en el área metropolitana. 447 de ellos son casetas desmontables. La Guardia Civil abrió el año pasado 82 expedientes a varios establecimientos por contravenir la normativa vigente. Las irregularidades más frecuentes fueron la venta de petardos a menores, la presencia de vendedores no autorizados y la venta de artículos no homologados.

Las hogueras y los cohetes aumenta el riesgo de incendios forestales. Josep Maria Padrosa, director general de Emergencias y Seguridad Civil de la Generalitat, advirtió ayer que si se mantienen las temperaturas actuales, el riesgo de incendio será alto; por eso, Carlos Amieiro, representantes de la Asociación de Fabricantes y Mayoristas de Fuegos Artificiales, recomendó que los cohetes sólo se utilicen en las playas. El año pasado, unas 120 personas fueron atendidas en los centros hospitalarios por quemaduras o lesiones en los ojos y oídos o por mal uso de material pirotécnico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002