Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio resalta las actitudes empresariales en el sector turístico

El cambio de mentalidad empresarial en el sector hotelero de la Costa del Sol en la última década ha sido una de las claves que explica el importante rendimiento económico que la actividad turística ha reportado en este período, en el que los establecimientos de cuatro y cinco estrellas han alcanzado cotas de rentabilidad superiores a las de otras zonas turísticas españolas, según pone de manifiesto un estudio realizado por la catedrática de Economía Inmaculada Martín Rojo para la Cámara de Comercio de Málaga.

La profesora resaltó entre los factores que muestran este 'importantísimo cambio' de mentalidad, la incorporación de nuevas tecnologías, la adopción de sistemas de gestión más modernos y profesionalizados, la mejora de la formación de los trabajadores y de las relaciones laborales, la obtención de certificados de calidad que distinguen a un buen número de establecimientos, la sensibilización hacia el medio ambiente, y la colaboración y el asociacionismo empresarial.

Todos estos factores, según Martín Rojo, han permitido un aumento de la competitividad de las empresas hoteleras y, si bine reconoció que el principal factor de impulso del turismo ha sido el incremento constante en la llegada de turistas, aseguró que esta nueva mentalidad empresarial ha contribuido a que el rendimiento económico sea mayor y a fidelizar la clientela.

Desde el año 1992, la oferta de establecimientos hoteleros en la Costa del Sol se ha incrementado en un 54,7%, aunque en el caso de los hoteles de cuatro y cinco estrellas el crecimiento supera el 184%, dato que, según la autora del estudio, es una muestra significativa de la apuesta por la calidad.

En torno al 60% de los hoteles de superior categoría pertenecen a cadenas, que, según Martín Rojo, tienen mayor facilidad para modernizar sus sistemas de gestión e incorporar nuevas tecnologías.

Saturación

La autora del estudio cree que en la Costa del Sol aún no cabe hablar de saturación de oferta hotelera, y argumentó que, pese al gran crecimiento de la oferta, la ocupación media de plazas ha subido paralelamente de forma sensible, de forma que en 1992 fue del 53,4% y en 2001 alcanzó el 65%.

Pero la autora matizó que no se pueden hacer consideraciones generales válidas para toda la franja costera, y aconsejó realizar un estudio que delimite las posibilidades de expansión que aún tiene el sector hotelero en la costa. Así, aseguró que localidades como Marbella y Benalmádena aún pueden requerir la apertura de nuevos hoteles, en tanto que dudó de la situación de Torremolinos, ciudad para la que abogó por la creación de establecimientos especializados y 'diferentes'.

La Cámara de Comercio de Málaga ha editado una guía digital de la industria turística en Málaga en formato CD-ROM que pretende que sirva como instrumento de ayuda para los inversores turísticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 2002