Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tortuoso camino de los costes de transición a la competencia

Los denominados costes de transición a la competencia (CTC) han seguido desde el año 1997 un tortuoso camino. El final del mismo todavía no está claro. Nacieron en 1997 con la Ley Eléctrica y fueron modificados en el año 1999 para permitir que las compañías ingresaran el grueso del dinero por adelantado mediante el mecanismo denominado titulización (los bancos adelantaban el dinero a las empresas y colocaban un nuevo activo financiero en el mercado). A cambio, y como garantía de la operación, muy criticada por las asociaciones de consumidores y por la oposición (PSOE e IU) el 4,5% del recibo eléctrico de los usuarios quedaba adscrito al pago de las ayudas a las empresas.

Durante todo ese periodo, los CTC fueron examinados por la Comisión Europea, que en 2001, finalmente, avaló 'el método de cálculo' empleado para determinar las ayudas, aunque no su cuantía final ni las garantías pactadas a costa del recibo de los consumidores. El Gobierno español, consciente de que se arriesgaba a recibir un varapalo de Bruselas modificó el pasado año lo pactado y condicionó los cobros a precios y plazos que no gustan ni un poco a las compañías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002