Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

A todo o nada

Alemania y Camerún se juegan en Shizuoka su clasificación para octavos

Alemania y Camerún se la juegan hoy en el Grupo E. Dando por descontado el triunfo de Irlanda sobre Arabia Saudí -la cuestión es por cuántos goles de diferencia-, al equipo germano, con el colchón de sus ocho tantos al asiático, le bastaría el empate para clasificarse -seguramente en la primera posición, salvo que el irlandés se desmadre ante la red-. Pero al camerunés no, ya que en la triple igualada a 5 puntos le perjudicaría el haber metido menos goles que sus dos rivales. Así, pues, el encuentro de hoy en Shizuoka se presenta con tintes dramáticos, a todo o nada, porque la derrota también supondría el adiós alemán.

Antes de irse a la cama, esta noche, los jugadores de la selección española sabrán con exactitud cuáles serán las consecuencias de su resultado contra los surafricanos. La victoria, es decir asegurarse el primer puesto, les supondrá con casi total seguridad enfrentarse a Irlanda.

Y es que la situación es la siguiente: a no ser que Irlanda repita la hazaña de los alemanes y venza a Arabia Saudí por un margen de ocho goles o más, Alemania no puede quedar segunda en el grupo. O queda primera, con lo cual se enfrentaría en los octavos a la selección que quedase segunda en el grupo de España, o se va a casa.

Si uno es lo suficientemente valiente para descartar la posibilidad de que hoy Irlanda marque ocho veces -aunque en este Mundial ya se sabe que todo es posible- y para descartar también que Suráfrica gane mañana a España, llegará a la conclusión de que el rival español, el domingo, en Suwon, tiene que ser por fuerza Irlanda.

Lo que está claro es que de los tres pretendientes a pasar a los octavos de final la selección camerunesa es la que lo tiene más complicado. Los Leones Indomables, vigentes campeones de Africa, tienen que ir necesariamente a por la victoria contra Alemania. Un empate sólo le serviría si fuese a muchos goles y en el caso de un raquítico triunfo irlandés.

¿El día de África?

Camerún, cuyo entrenador es alemán, es un equipo lleno de talento, rapidez y potencia que da la impresión de poder explotar en cualquier momento. Hoy podría ser su día. Hoy podría ser el día de África. Porque es perfectamente posible que dos países africanos -el otro es Senegal- acaben en el primer puesto en grupos en los que se han medido contra dos superpotencias mundiales, Alemania y Francia.

¿Qué posibilidades tiene Camerún de vencer hoy a Alemania? Tantas, o más que las que tuvo Senegal contra Francia. Y por razones parecidas. La defensa alemana no ofrece las mismas garantías que en años anteriores. Más que nada, es lenta, y si sufrió contra los irlandeses también sufrirá contra el rápido Eto'o, el delantero del Mallorca, y el potente Mboma, del Sunderland, inglés.

Lo mejor que tiene Alemania en la defensa es, sin duda alguna, el portero, Oliver Kahn. Si no hubiera sido por un par de espectaculares paradas de Kahn, lo cierto es que Irlanda se habría llevado el otro día una merecida victoria. Lo cual hace pensar que hoy Kahn tendrá las manos llenas de balones una vez más contra una selección que ofrece más opciones de peligro en el ataque que Irlanda.

Alemania, por otro lado, cuenta con el goleador del Mundial hasta la fecha, Klose, que lleva un total de 12 goles en los 14 partidos que ha disputado con la selección. Su centro del campo también causará problemas a los cameruneses. Ahí juegan dos del Bayer Leverkusen, Ramelow y Schneider, y un ex compañero ya en el Bayern Múnich, Ballack.

Si Alemania va a triunfar mucho dependerá de cómo juegue Ballack, indiscutiblemente la estrella del equipo. A veces parece el mejor jugador del mundo; a veces desaparece. El mejor Ballack sería, con diferencia, el mejor jugador sobre el campo, el más desequilibrante. Si Ballack se ilumina será muy dificil, por tanto, que Camerún logre su objetivo de ganar. En cualquier caso, España puede tener la tranquilidad de saber que contra él, siempre que no perdiese frente a Suráfrica, no tendría que jugar lógicamente hasta, en su caso, las semifinales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de junio de 2002