Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autonómicas de 2005

El interés del Gobierno vasco por el voto electrónico se remonta a la etapa en que Juan María Atutxa encabezaba Interior y adquirió rango de ley en junio de 1998. Euskadi es la única comunidad autónoma que ha regulado esta materia.

Desde entonces, el hasta hace pocos meses director de Procesos Electorales del Ejecutivo, Iñaki Alba, fue investigando los sistemas de voto electrónico que ya existían, entre ellos el pionero en el mundo, el de Bélgica, que comenzó a estudiar la sustitución del sistema tradicional de voto en 1989 y lo reguló legalmente en 1994.

Bélgica ha adoptado un sistema de tarjeta con banda magnética en la que el voto se graba con ayuda de una pantalla en que figuran los partidos y un lápiz óptico. Luego, un sistema de lectura registra el voto desde la banda. Un 44% de votantes belgas usó este sistema en las elecciones de octubre de 2000. No se ha generalizado por su alto coste.

En Brasil, el país más avanzado en el desarollo del voto electrónico, se usa un sistema de urna electrónica con teclado numérico. En los comicios brasileños de octubre de 2000 votaron 109 millones de personas con este sistema.

El Gobierno vasco tenía un proyecto para haber celebrado las elecciones a la séptima legislatura autonómicas con el sistema de voto electrónico ideado por Demotek. Estaba previsto colocar 3.000 urnas y el presupuesto superaba los seis millones de euros. Pero el adelanto electoral obligó a aplazarlo y ahora, la experiencia deberá esperar a los comicios de 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de junio de 2002