Francia sugiere una revisión del calendario del Pacto de Estabilidad

'No está inscrito en mármol', declara el ministro de Economía

El ministro francés de Economía, Francis Mer, puso ayer 'ampliamente en duda' el contenido del Pacto de Estabilidad, compromiso basado en el rigor presupuestario que han asumido los países europeos. 'El Pacto de Estabilidad no está inscrito en mármol', declaró el ministro a una emisora de radio. Sus palabras se producen mientras el objetivo de alcanzar el déficit cero en 2004, una de las líneas maestras de ese pacto, está siendo fuertemente cuestionado por parte de algunos países, como Francia, Reino Unido y Alemania.

El Pacto de Estabilidad no es intocable, a juicio de Mer, sino que depende de otros factores, como la calidad de 'las inversiones, la deuda, el funcionamiento y el gasto militar'. Las palabras de Mer van en el mismo sentido que algunos mensajes lanzados por el presidente francés, Jacques Chirac, quien durante la campaña electoral para su reelección dio a entender que el acuerdo alcanzado en la cumbre de Barcelona para llegar al equilibrio presupuestario en 2004 podía aplazarse hasta 2007. Mer vaticinó, además, que el déficit público francés será un poco más elevado que el 1,8% o 1,9% que el anterior Gobierno del socialista Lionel Jospin había previsto.

Un portavoz del Ministerio de Economía se apresuró a rectificar las declaraciones de Mer. 'El ministro es partidario del Pacto de Estabilidad y Crecimiento' y que sus consideraciones habían sido malinterpretadas. 'Es la primera vez que oímos a un ministro de Economía y Finanzas dar marcha atrás respecto a compromisos firmados por Francia', señaló la oposición socialista.

Francis Mer, que procede del mundo de la empresa -era copresidente del grupo siderúrgico Arcelor- es hombre de pocas palabras, pero conflictivas. Sin embargo, sus declaraciones no distan de las realizadas por dirigentes de otros países de la zona euro. En la última reunión del Consejo de Ministros de Finanzas (Ecofin) ya se puso en evidencia los problemas para mantener una fidelidad estricta al pacto. París rechaza el compromiso de alcanzar el déficit cero en 2004, mientras Londres y Berlín también plantean algunos problemas. El Ecofin intentará cerrar un nuevo acuerdo antes de la cumbre de Sevilla del 20 de junio y justo después de las elecciones del 16 de junio en Francia.

En medio de tantas dudas, el ministro alemán de Finanzas, Hans Eichel, fue ayer tajante. 'Respaldo totalmente, y el Gobierno alemán en su conjunto también, el Pacto de Estabilidad', afirmó preguntado por las declaraciones de su colega francés, informa Reuters. 'Haremos todo lo posible para alcanzar el objetivo de déficit cero en 2004', añadió. Alemania, sin embargo, cuenta con uno de los déficit más elevados de la zona euro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS