Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Las guerras de nuestros antepasados', de Delibes, regresa a los escenarios

La obra, interpretada por Manuel Galiana, se representará en el Grec de Barcelona

'Pacífico empezó creyendo en la no violencia y acabó convencido de que eliminar a un semejante con la navajilla de abrir piñones era un acto normal'. Así describe Miguel Delibes al protagonista de su novela de 1975 Las guerras de nuestros antepasados, cuya adaptación teatral vuelve a los escenarios de la mano de los actores Manuel Galiana y Teófilo Calle, dirigidos por José Sámano. La obra, adaptada en 1989, se estrenó el viernes en Palencia, y acudirá al Festival Grec de Teatro, que comienza el 25 de junio en Barcelona.

Las guerras de nuestros antepasados es el retrato de Pacífico Pérez (Manuel Galiana), un 'muchacho hipersensible que por mor de la violencia circundante -no sólo la de los belicosos familiares- acaba convirtiéndose en un hombre gratuitamente agresivo, desinhibido y escéptico', afirma Miguel Delibes (Valladolid, 1920) en el prólogo de la adaptación teatral, hecha por él y Ramón García 14 años después de la publicación del libro de mismo título.

Durante toda la función, Pacífico, condenado por asesinato, se encuentra internado en un sanatorio penitenciario, donde dialoga con el doctor Burgueño (Teófilo Calle) y 'plantea problemas esenciales sobre la libertad y la responsabilidad humanas', continúa el novelista.

La obra se estrenó en 1989 en Madrid, donde estuvo en cartel 10 meses, con los actores José Sacristán y Juan José Otegui, dirigidos por el cineasta Antonio Giménez Rico y producidos por José Sámano. En el reestreno de la función, 13 años después, el productor se ha convertido también en el director de Manuel Galiana -que sustituyó a Sacristán al final de la temporada- y de Teófilo Calle. 'El personaje es uno de los más geniales de Delibes. Lo que pasa es que no es tan conocido como los de otras novelas, como Los santos inocentes o El camino', argumenta Sámano. Las guerras de nuestros antepasados viajó también a Buenos Aires y una compañía francesa la estrenó en París.

Trilogía

La intención de Sámano es que en un corto espacio de tiempo puedan verse en la misma ciudad las tres obras teatrales de Delibes. Cinco horas con Mario, con la actriz Lola Herrera, está de gira desde el pasado octubre por toda España, y, si se logra cumplir los plazos, en la primavera de 2003 se estrenará La hoja roja.

Será entonces cuando las tres funciones, que cuentan con el patrocinio de la Junta de Castilla y León, puedan coincidir en una misma plaza. 'La trilogía es un proyecto maravilloso. Es un gran acontecimiento que sean montadas de nuevo', señala Manuel Galiana, premio Nacional de Teatro 1998, para quien esta obra es 'un regalo'. 'Justifica toda una vida de actor', prosigue.

'La interpretación que hacía Sacristán era muy buena, pero distinta', apunta el director. 'Pacífico es un ser retrasado que actúa y dice cosas con el sentido común de pueblo, claro y deslumbrante; Sacristán actuaba con la expresión corporal y la forma de hablar de un personaje anormal. Galiana hace un papel más normal'. El doctor Burgueño explica en la obra la forma de expresarse de Pacífico: 'Notarán balbuceos y torpezas de expresión que no son sino el exponente de una manera de ser y de una manifestación del léxico campesino de Castilla que, desgraciadamente, va desapareciendo'.

Según el director, en este alegato antibélico flota 'siempre el fantasma de otra guerra. Pacífico nunca estuvo tanto tiempo sin guerra. La tuya no puede tardar, le repiten sus antepasados'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de junio de 2002