Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

El Barça rectifica y el Tau depone las armas

El Tau se aflojó en el Palau y el Barcelona le aplicó un correctivo que sirvió tanto para empatar la serie como para restaurar la cotización del equipo barcelonista, bajo mínimos después de su errática actuación en el encuentro que abrió la semifinal. Sucede a menudo en este tipo de tacadas de enfrentamientos pero no por ello es justificable la lasitud en la que se sumió el Tau, como si de antemano diera por cumplida su labor en su estancia en Barcelona.

El Barça, desde luego, jugó mucho mejor que el primer día. Movió la pelota con una intención y paciencia infinitamente superiores. Sus pívots lo agradecieron porque encontraron huecos que les premitieron canastas fáciles. La concentración de sus jugadores -empezando por Jasikevicius, un base al que a veces traiciona su exceso de fogosidad-, se reflejó en su hoja de servicios. En el descanso la estadística le daba 13 puntos de ventaja (54-41), con 13 tiros libres en 14 intentos y 7 triples en 13 intentos; es decir, tuvo el tino del que careció el pasado jueves.

BARCELONA 91| TAU VITORIA 75

Barcelona: Jasikevicius (11), De la Fuente (10), Karnisovas (9), Okulaja (20), Camata (4); Rentzias (14), Rodríguez (4), Digbeu (14), Navarro (4), Alzamora (0) y Bravo (1). Tau: Bennett (11), Sconochini (3), Foirest (6), Scola (16), Tomasevic (7); Fernández (7), Nocioni (17), Corchiani (0), Vidal (2) y Charisis (6). Palau Blaugrana. Unos 7.000 espectadores.

El técnico del Tau, Dusko Ivanovic, se tiraba de los pelos. La colosal defensa que exhibió su equipo en el primer encuentro se transformó ayer en un coladero. Y cuando no se defiende ni acertadamente ni con intensidad es raro que funcione el ataque. La actuación de Bennett, fuera de onda, con un ritmo cansino y constantes errores en la circulación de la pelota, resumió la de todo el equipo vitoriano que sufrió nada menos que 28 pérdidas de posesión.

Desde luego, el Tau echó mucho más en falta a Oberto, todavía convaleciente de la lesión cervical que sufrió en el primer partido, de lo que el Barça añoró a Dueñas, que continúa con sus problemas en la espalda. Scola fue por momentos el único referente ofensivo del Tau pero, al no gozar de mínimas ayudas, la defensa del Barcelona pudo concentrarse a conciencia en sus escarceos bajo el aro.

El partido le fue a pedir de boca al equipo azulgrana. Okulaja pudo esforzarse, sin presión, en recuperar el ritmo competitivo perdido en su reciente lesión y es de suponer que los minutos que Aíto García Reneses alineó a Navarro fueron los más convenientes para dotar al escolta de la continuidad de la que le ha privado una fascitis plantar.

El Barça estuvo todo el tiempo entre 15 y 24 puntos arriba y eso lo dice todo sobre la nula capacidad de reacción del Tau, que depuso las armas de manera incondicional muy pronto, lo que no permitió disfrutar de un partido mínimamente competitivo. La serie se traslada ahora a Vitoria donde el Tau, pese a lo de ayer, tiene en la mano decidir al amparo de su público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de junio de 2002