Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Piezas de colección muy rentables

La inversión en sellos alcanza rendimientos anuales por encima del 10%

El sello constituye la inversión en bienes físicos más rentable. Los rendimientos pueden triplicar la inflación y sobrepasar con amplitud el 10%. Escasez, demanda, precio facial y antigüedad son las variables que miden una buena inversión. Las sociedades de asesoramiento filatélico advierten que sólo ellas pueden ofrecer las garantías para culminar con éxito una operación, ya que los términos de la inversión se recogen en contrato, incluso los seguros sobre las piezas. Europa es uno de los valores que cotizan con mayor alza en filatelia.

La filatelia factura 600 millones de euros al año, tres veces más que el arte, ya que el sello es muy accesible y cuenta con una alta demanda

Los sellos de correos son algo más que una inversión. Constituyen una especie de enciplopedia sobre la historia y cultura del país emisor

'Me da un Franco rojo'. A mediados de los años cincuenta, este sello de una peseta tenía un atractivo que superaba incluso esta protesta contra el régimen franquista. El público lo pegaba en el sobre y mandaba cartas que exigían dos pesetas. El truco lo permitían las máquinas franqueadoras, que no distinguían entre el sello de una y el de dos pesetas. No eran piezas del mismo rojo, pero el aparato los confundía.

Franco se enteró de todo, montó en cólera ('¡Rojo ni en los sellos!') y mandó suprimir la pieza de dos pesetas. Perteneciente a una serie básica (aquella cuya tirada es ilimitada, en este caso, más de 30 años), este ejemplar se ha revalorizado el 250.000% en menos de cincuenta años.

¿Qué es lo que hace que determinados sellos adquieran tan importante rentabilidad frente a otros? Hay que fijarse en piezas que históricamente han demostrado un buen comportamiento en su precio (en los últimos diez o quince años), en el número de ejemplares que se han impreso (se revalorizan más los sellos de corta tirada) y cuál va a ser la demanda del público, comenta Francisco Briones, presidente de Fórum Filatélico.

Más allá del coleccionismo

Esta sociedad, junto a Afinsa, ha convertido en los últimos 20 años la filatelia en una labor más cercana al broker financiero que al coleccionismo. 'Escasez, demanda, precio facial y antigüedad son las variables que definen la potencialidad del sello como inversión', comenta Vicente Martín, director general de Sistemas de Inversión de Afinsa.

El rendimiento de la inversión en sellos puede multiplicar por dos o tres el nivel de la inflación, coinciden los especialistas. 'La revalorización media se encuentra entre el 8% y el 10% en el corto plazo y puede alcanzar el 15% en operaciones realizadas a plazo entre cinco y diez años', indica Martín.

Los rendimientos de las inversiones en sellos tributan según el concepto de ganancias y pérdidas patrimoniales, al 18% a partir de un año y un día de permanencia de la inversión.

'Entre los bienes físicos, el sello dispone de un mayor mercado. Es el valor más accesible, cuenta con una mayor demanda y un mayor número de inversores. Por delante de la pintura, la numismática o las antigüedades', afirma Vicente Martín. El sello mueve del orden de los 100.000 millones de pesetas al año, estima Martín, frente a los 30.000 millones de facturación del mercado del arte.

El sello es uno de los depositarios de la cultura de un país. Rompe fronteras y su condición de valor de colección le convierte en algo que trasciende la pura inversión. En las escuelas públicas del norte de Italia los niños estudian culturas de otros países a través de los sellos. En las distintas series de un país se pueden observar el paso de las repúblicas o las guerras. En el siglo XIX muchos conocieron a la reina Isabel en Gran Bretaña gracias a los sellos...

El sello ha alcanzado protagonismo con determinados usos y costumbres de un país. Muchos recordarán que a finales de los años sesenta y comienzos de los setenta era ley admitida aceptar las vueltas de las consumiciones en el aeropuerto de Barajas en sellos.

Y es un valor refugio en tiempos de crisis e incertidumbre. En ocasiones, una colección ha salvado el destino de más de uno, al llevársela debajo del brazo en una contienda. 'Al final de la guerra civil muchas personas que se exiliaron pudieron vivir un tiempo de su colección de sellos', asegura el presidente de Fórum Filatélico.

En España existen unos 200.000 inversores de filatelia, indica Briones, y 150.000, a juicio de Vicente Martín. Unos particulares que destinan entre 3.000 y 30.000 euros al año a este tipo de valores. 'Es una clase media que busca diversificar sus inversiones. Nosotros no recomendamos que inviertan sólo en sellos', señala el director general de Afinsa.

La recuperación de la inversión en cualquier momento está garantizada, según los expertos, siempre que se acuda a sociedades de asesoramiento. El plazo de venta de las colecciones puede situarse en una media de siete días.

¿Cómo surgieron estas sociedades de asesoramiento, ahora poderosas sociedades de inversión? A finales de los años setenta, Francisco Briones acudía con sus carpetas a vender colecciones a los aficionados. Su grupo de amigos decidió fundar Fórum.

Y es que, en definitiva, es una inversión que exige profesionales cualificados en algo más que inversiones filatélicas. Un cuarto de siglo después, Francisco Briones ha abandonado la venta directa que practicaba de joven para asumir labores de primer ejecutivo del conglomerado empresarial que preside. Ahora, ya no habla sólo de sellos. 'Una cartera modelo de inversión debería contar con el 40% de renta variable, el 20% de renta fija, como valores del Tesoro, entre el 15% y el 20% de filatelia y arte y al menos un 10% o más de liquidez', asegura.

Fórum Filatélico facturó 356,28 millones de euros el pasado año. Es un grupo empresarial muy diversificado, que opera en sectores tan diversos como el farmacéutico, la inversión en arte, informática, inmobiliaria y comercialización de relojes o productos de cosmética.

El grupo Afinsa registró unos ingresos de explotación de 150,9 millones de euros durante el ejercicio de 2001. Opera en el mercado filatélico, la edición de revistas de bienes tangibles, mercado del arte y subastas y portales de Internet.

El contrato, pieza clave de la inversión filatélica

'Nosotros hacemos un traje a la medida de los inversores. Reflexionamos con el cliente a qué plazo quiere invertir y qué rentabilidad pretende obtener', indica Vicente Martín, director general de Sistemas de Inversión de Afinsa. A partir de entonces, la sociedad fija por contrato aquellas inversiones que se realizan en periodos en el entorno del año. Para plazos de tres años existen sistemas de ahorro. La comisión que se lleva la sociedad por el asesoramiento y la intermediación fluctúa entre el 15% y el 25%, que se recoge en el correspondiente contrato. Fórum Filatélico ofrece un precio de recompra determinado, un mínimo garantizado fijado en contrato, en las inversiones a corto plazo, como pueden ser las de un año. En operaciones a largo vencimiento, la sociedad filatélica ofrece dos opciones de recompra de la inversión, el precio determinado en contrato (el mínimo garantizado, también denominado precio cierto) o el 90% del valor de mercado. Cuestión aparte es la seguridad de la inversión. En el caso de Afinsa, puede oscilar entre el 1% y el 2% sobre el valor declarado de la inversión. Francisco Briones, presidente de Fórum Filatélico, destaca que 'nuestros sellos están asegurados en uno de los mercados más importantes del mundo, el Lloyd's de Londres'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de mayo de 2002

Más información