Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA causa tres heridos en la Universidad de Navarra con un coche bomba

La banda alertó a la DYA media hora antes del estallido, por lo que la zona fue acordonada

Un coche bomba de ETA hizo explosión a las 21.03 de ayer en el aparcamiento del edificio central de la Universidad de Navarra. Tres personas resultaron heridas leves: un agente del Cuerpo Nacional de Policía, el conserje del edificio y su suegra. Un comunicante anónimo que decía hablar en nombre de ETA comunicó a las 20.33 a la Asociación de Ayuda en Carretera DYA que un Ford Escort blanco haría explosión media hora después en la zona indicada, por lo que la policía tuvo tiempo de cerrar el cordón antes del estallido. El coche tenía 20 kilos de explosivo.

La primera llamada alertando de la inminente explosión fue recibica a las 20.33 en la DYA (Detente y Ayuda) de Pamplona. Un hombre con voz serena que dijo hablar en nombre de ETA repitió en dos ocasiones que habían colocado una carga explosiva en el interior de un Ford Escort de color blanco, del que no facilitó la matrícula, según fuentes de la asociación. Minutos después, el comunicante dio el mismo aviso en el diario Gara. El anónimo informó de que media hora después se produciría la explosión. Según señaló el delegado del Gobierno en Navarra, José Iribas, la llamada telefónica en nombre de ETA se realizó mediante una cinta magnetofónica grabada previamente. Iribas indicó que era la voz de una persona madura con acento francés.

DYA y Gara dieron aviso a la central de emergencias y ésta, a su vez, a las fuerzas de seguridad. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil se dirigieron a la zona con el fin de localizar el vehículo descrito y acordonar el perímetro del aparcamiento del edificio central de la universidad. Este inmueble alberga las oficinas del rectorado. El automóvil, que llevaba matrículas falsificadas (dobladas), fue rápidamente localizado pero no dio tiempo a intentar desactivarlo. "La zona fue desalojada en tiempo récord y gracias a ello se ha evitado una catástrofe, porque en la Universidad había cientos de personas y coches pasando", indicaron fuentes policiales.

Justo 30 minutos después de la primera llamada, a las 21.03, el coche hacía explosión. El estallido desató el pánico entre decenas de estudiantes y provocó heridas leves a un agente del Cuerpo Nacional de Policía, que fue atendido en la misma calle y no tuvo que ser trasladado al hospital, y al conserje del edificio y a su suegra. La casa del conserje fue la parte del edificio más afectada por la explosión, según informó la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina. "ETA ha atacado el corazón mismo de la libertad, la cultura y la universalidad de las ideas de la sociedad navarra", dijo la alcaldesa.

Los restos del vehículo utilizado por los terroristas, que estaba cargado con unos 20 kilos de un explosivo, según fuentes policiales, quedaron esparcidos en un radio de 500 metros alrededor del lugar de la explosión, una zona ajardinada que rodea el edificio atacado. Según varios testigos presenciales, la explosión ocasionó escenas de pánico entre las personas que en ese momento se encontraban en el pequeño aparcamiento donde los terroristas estacionaron el coche, situada en una zona muy abierta, con fáciles accesos por carretera.

Colegio mayor desalojado

La bomba causó notables daños materiales en la parte posterior del edificio, especialmente en algunos despachos, y en varios vehículos aparcados en las inmediaciones. Alumnos desalojados de la Residencia de Estudiantes Belagua, situada a escasos 100 metros del lugar de la explosión, indicaron que la policía les obligó a salir a la carrera del edificio, en el que residen más de 100 personas, ante el riesgo de que pudieran existir más artefactos explosivos. Al caer la noche, decenas de jóvenes permanecían en la calle sin poder regresar a sus habitaciones. Cuando se produjo la explosión, según fuentes universitarias, en el interior del edificio central no se desarrollaban clases docentes, aunque en el lugar había trabajadores y profesores. La universidad emitió un comunicado en el que señaló que los daños materiales ascenderán a unos 250.000 euros y que hoy continuarán las actividades docentes con normalidad. La policía ha comenzado el estudio de una cinta de vídeo filmada por una cámara de seguridad instalada por la universidad en la zona.

El de ayer es el quinto atentado cometido por ETA contra dependencias universitarias del Opus Dei. El primero tuvo lugar el 4 de octubre de 1979, cuando ETA atentó contra el edificio de la biblioteca situado en la localidad de Barañain. Posteriormente, el 12 de julio de 1980, el comando Nafarroa atentó contra el edificio central causando daños materiales valorados en 35 millones de pesetas. El mismo comando colocó varias bombas en los sótanos del citado edificio central el 24 de junio de 1981. Por último, ETA político-militar atentó el 4 de septiembre de 1983 contra instalaciones universitarias con tres artefactos explosivos. Una cuarta bomba pudo ser desactivada.

El ataque de anoche cierra un paréntesis de ocho meses en los que la banda no ha cometido ningún atentado en la comunidad foral. El último en Navarra fue perpetrado el 28 de septiembre del año pasado en Lakuntza, donde ETA voló una discoteca con 30 kilos de explosivos. Dos meses antes, el 14 de julio, la banda asesinó con una bomba lapa al concejal de UPN en Leitza José Javier Mujika.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002