_
_
_
_
_

La plantilla de Cetarsa abandona sus protestas ante la posibilidad de diálogo

La empresa podría retirar el expediente de regulación de empleo

Los trabajadores de la planta tabaquera de Cetarsa en Granada decidieron ayer suspender hasta el próximo 16 de mayo las movilizaciones que vienen realizando desde hace meses ante la posibilidad de que la empresa retire el expediente de regulación de empleo. Los trabajadores acordaron por unanimidad paralizar toda actividad de protesta después de que la empresa se mostrara dispuesta a negociar.

La decisión de los trabajadores se produjo en el momento en que éstos tuvieron conocimiento de que la SEPI (Sociedad Española de Participaciones Industriales) había pedido a los responsables de Cetarsa que retiraran el expediente de regulación de empleo y comenzaran a negociar con los representantes de los trabajadores 'desde cero', según informó ayer el presidente del comité de empresa de Cetarsa, José Navarro. Eso da un balón de aire a los trabajadores, que han estado presionando en todos los ámbitos para que la planta de Granada no se cierre.

Los trabajadores granadinos viajarán la próxima semana a Cáceres, donde Cetarsa pretende centralizar toda la producción tabaquera tras el cierre de la planta en Granada, para participar en una asamblea general de Comisiones Obreras en la que se debatirán todos los problemas con la empresa.

'Hemos querido dar un compás de espera ante la posibilidad de que se abra otra vez el diálogo', dijo Navarro, quien señaló que el próximo paso que darán los trabajadores granadinos será explicar su situación a sus compañeros de Extremadura e informarles de que la planta es rentable.

También intentarán entrevistarse el próximo martes en Granada con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que acudirá a la ciudad para participar en un acto institucional.

La decisión de suspender hasta el 16 de mayo las movilizaciones se debe a que no será hasta ese día cuando se dé curso al expediente de regulación de empleo que fue presentado por Cetarsa el pasado 7 de mayo ante la Dirección General de Trabajo. Cetarsa se vio obligada a adoptar tal medida debido a las presiones sociales y políticas que ha recibido desde que anunció la planta de Granada para trasladar la producción a Extremadura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Simpatías

La situación de los trabajadores de Cetarsa en Granada ha despertado las simpatías de líderes políticos como José Luis Rodríguez Zapatero, Manuel Chaves o el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. Todos ellos han visitado Granada en las últimas semanas para entrevistarse con los empleados y conocer de primera mano cuáles son sus reivindicaciones.

El planteamiento de los trabajadores, que ha sido defendido por la Mesa del Tabaco de Granada, cuyo máximo representante es el presidente de la Diputación Provincial, José Rodríguez Tabasco, es que la planta es rentable, no tiene pérdidas y supone, además, un bien social para la provincia, al mantener a más de 220 familias de forma directa. Las críticas lanzadas desde los responsables de la empresa de que la calidad del tabaco que se produce en la Vega de Granada no es buena debido al exceso de cloro detectado en las plantaciones ha sido rebatida con diferentes estudios.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_