Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El Barça, derrotado y dividido

Tensión azulgrana tras caer en la Copa Cataluña y ante la posible vuelta de Van Gaal

El Barça consumó el martes su imparable carrera de despropósitos esta temporada. El Terrassa, un equipo de la Segunda B, ganó la Copa Cataluña al vencer en la tanda de penaltis a un rival azulgrana que en palabras de su técnico, Carles Rexach hizo lo más parecido al 'ridículo'. La final repitió el mismo guión de la del curso pasado cuando el Balaguer, un equipo de Tercera, venció también a los azulgrana. Ha sido la gota que desborda el vaso, aunque una anécdota al lado de la tensión y la división surgida en el vestuario ante la posible vuelta del técnico Louis van Gaal.

'¿Que si volveré a jugar de lateral? Igual. O igual no juego más...O juego todos los partidos'. Y una sonrisa forzada para acabar. Luis Enrique, el centrocampista del Barça, no quiso pronunciarse. Pero el asturiano dejó un mensaje para todos: '¿Que cómo reaccionará la gente? No lo sé. De este club, como leí hace poco unas declaraciones de mi compañero Cocu, me lo creo todo'.

Las noticias que apuntan al regreso del holandés llegan ya acompañadas de una posible lista de bajas. El técnico, según una información publicada por el diario Sport, quiere traspasar a cinco jugadores pesos pesados del vestuario, a quienes ya había puesto una cruz cuando se fue en mayo de 2000. Son el capitán Sergi (abandonó ayer el hospital tras su operación en el tobillo); Abelardo (el club le ofrecía un año); Rivaldo (la junta también quiere traspasarlo) y Kluivert (para obtener liquidez y afrontar fichajes). Van Gaal querría también traspasar a Luis Enrique, que ha acabado el año en un estado de forma soberbio, pero la junta le ha frenado. La lista la completan dos jugadores casi inéditos: Dutruel (sin dorsal) y Alfonso (cedido al Olympique de Marsella). Los planes han abrumado tanto a una parte del vestuario (Kluivert salió ayer del estadio con gesto grave y sin ganas de hablar) de la misma forma que es una bendición para otra. Pero, de entrada, y eso incluso lo admitió Reina, no se partirá de cero: 'No sé si la gente es reacia o no. El margen de error puede ser menor con los resultados'.

El colectivo de los holandeses, salvo Kluivert, es, en principio, el más beneficiado. El lateral Reiziger, que estaba a punto de hacer las maletas, tras haber sido apabullado por Puyol, insinuó que podía cambiar de planes. Frank de Boer vive una situación pareja: quería dos años pero el club le ofrece uno. Hace días, ya insinuó que no estaba tan clara su marcha. Y anteayer ya avanzó que si regresa Van Gaal suben sus opciones de continuar. Overmars, que le calificó de buen entrenador, va por libre: ha decidido operarse, al margen del criterio del club.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de mayo de 2002