Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | 31 años después, el Valencia gana su quinta Liga

El campeón con menos gol

El Valencia rompe la tendencia de los diez últimos vencedores de Liga y los mejores equipos europeos, y carece de un goleador

Año tras año, temporada tras temporada, en la Liga española y en sus homólogas europeas, los mejores equipos han fiado su destino al acierto rematador de su delantero, su hombre-gol, el futbolista desequilibrante que marca las diferencias. Sin un goleador no se puede ganar la Liga. Ésa es la consecuencia que arrojan las estadísticas. ¿Imposible? No para el Valencia. Este líder es tan atípico que hasta en eso se distingue de sus antecesores en el trono de Liga y de los otros campeones continentales. Es el campeón europeo menos realizador (49 goles) y el conjunto con un pichichi (Baraja, seis tantos) menos productivo.

Pero ahí están los números, incontestables: el Valencia reparte sus goles de forma democrática, sin que ninguno de sus futbolistas destaque por encima del resto. A Baraja le sigue un trío compuesto por Salva, Rufete y Mista, que suman cinco goles por cabeza. Aimar, Angulo y Sánchez, con cuatro, y Kily, con tres tantos en su casillero, continúan una lista que cierran varios jugadores con sólo una diana. Entre ellos, el noruego Carew, máximo goleador del equipo valencianista la pasada temporada junto a Juan Sánchez, y que esta campaña sólo ha celebrado un acierto de cara a puerta, contra el Alavés en Mendizorroza. A Salva Ballesta, pichichi de Primera hace dos temporadas con el Racing de Santander (27 goles) y el pasado curso con el Atlético de Madrid (20), le basta con una mano para contar sus tantos este ejercicio. 'Por eso tiene mucho más mérito lo que hemos hecho', dice el defensa Carboni. 'Nuestra fuerza está en el equipo, no hay dependencia de nadie. Si te falla uno, aparece otro, y cualquiera puede resolver', comenta Mista. 'El equipo ha estado por encima de los delanteros', añade el ariete.

El club de Mestalla es el menos realizador entre los primeros clasificados continentales

Baraja es el máximo anotador, con 6 tantos. Henry ha marcado 22; Trezeguet, 24; Jardel, 42.

La tendencia de este Valencia campeón no tiene parangón si atendemos a los 10 últimos campeones de Liga, siempre dependientes del acierto de sus estrellas dentro del área. ¿Hubiera reinado el Barça a comienzos de los 90 sin los goles del búlgaro Stoichkov -17 en la temporada 1991-92 y 20 en la 92-93- y del brasileño Romario -30 en el curso 93-94? ¿Y el Madrid? ¿Hubiera roto la hegemonía azulgrana la temporada siguiente sin los 28 tantos de Iván Zamorano? Problablemente no, en ninguno de los casos. Como tampoco hubiera tocado el cielo el Atlético de Madrid en la campaña 95-96 si Penev no hubiera mandado 16 veces el balón a la red, ni hubiera el Deportivo levantado su primer campeonato hace dos años sin la aportación de Makaay (22 goles). Sin goleadores, dicen los números, no se puede ganar la Liga, una tendencia de la que el Valencia se ha reído y ha echado a la basura del anacronismo. El nuevo campeón ya no necesita un pichichi.

Su peculiar carencia de un goleador convierte al Valencia en una rara avis en la historia de la Liga, y también en Europa. Ninguno de los primeros clasificados en los torneos continentales presenta tanta racanería de cara al gol. En Italia, Inglaterra, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y Portugal, los primeros clasificados cuentan con arietes definidores. Juventus, Roma e Inter en Italia; Arsenal, Manchester y Liverpool en Inglaterra; Borussia de Dortmund, Bayer Leverkusen y Bayern Múnich en Alemania; Lyón y Lens en Francia; Genk en Bélgica; Ajax y PSV Eindhoven en Holanda; y Sporting de Lisboa en Portugal: todos ellos han anotado más goles que el Valencia, y las diferencias en ocasiones son enormes. El Juventus ha marcado 15 goles más que los de Mestalla, el Bayer Leverkusen y el PSV 28 más, el Genk, campeón belga, 36, y el Manchester United, el equipo más realizador de toda Europa, 38 dianas más que el conjunto de Benítez.

A esta disparidad han contribuido sin duda la aportación de sus estrellas. Mientras que en el Valencia el máximo goleador es Baraja, con seis tantos, la lista de rematadores en Europa destaca a futbolistas mucho más efectivos: Ballack y Elber (17), Amoroso y Owen (18), Vieri, Henry y Vennegoor (22), Van Nistelrooy (23), Trezeguet (24), Sonck (30) y Jardel, el delantero brasileño del Sporting de Lisboa, que ha marcado ¡42 goles!. Baraja, seis.

Otra inédita característica diferencia al conjunto valenciano de los anteriores campeones y los líderes europeos. Mientras que en la mayoría de ellos son conocidos de memoria los delanteros titulares, Benítez ha ensayado en el Valencia hasta con 11 parejas distintas de arietes, merced a su particular teoría de las rotaciones. 'Yo ya la conocía del Tenerife. Nos dosificaba toda la temporada y llegábamos mejor al final', dice Mista.

Por la pizarra del técnico madrileño han pasado toda clase de combinaciones, que conducían a los jugadores de la titularidad a la grada, o viceversa: Aimar-Salva, Mista-Sánchez, Ilie-Carew, Aimar-Angulo... El dúo más recurrido ha sido el de Sánchez-Salva (nueve veces), pero la sociedad se disolvió en la primera vuelta y Salva no ha sido convocado en los últimos encuentros, a pesar de que es el delantero más utilizado por el técnico (19 partidos). La única pareja que no ha compartido minutos ha sido Salva-Carew, dos futbolistas de similares características. Otra rareza de este campeón atípico, único en Europa y en la historia de la Liga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 2002