Zaplana afirma que la corrupción 'nunca' ha afectado al PP

Todos los políticos no son iguales. Y para ilustrar su afirmación, el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, aseguró ayer que 'nunca ha habido ningún ejemplo de corrupción que haya afectado al PP'. Se remontó entonces a Filesa, Time Sport, y a 'tramas organizadas de corrupción' presuntamente relacionadas con los socialistas. En el mismo discurso, Zaplana alertó a las juventudes del PP sobre el peligro de desprestigiar la política y calificó a la oposición de 'semifascista' por su política de 'insultos y descalificaciones'.

El presidente del Consell cerró el congreso de Nuevas Generaciones (NNGG), que ha renovado su cúpula autonómica, con una intervención en la que alternaba los críticas feroces a la oposición con la necesidad de 'ennoblecer la política'. En un tono que parecía al menos de precampaña, Zaplana trufó sus cargas contra el PSPV, el deterioro general de la izquierda y el desprestigio de la política por determinadas actuaciones, lo que en gran medida ha originado movimientos como el encabezado por Jean-Marie Le Pen, con una suerte de lección sobre el paradigma del comportamiento político. Apeló a los jóvenes militantes del PP a que den 'una imagen distinta de la política y la entiendan simplemente como una actividad coyuntural elegida voluntariamente y a la cual hay que integrarse con pasión y no como una mera operación de marketing personal'. Entre el público se encontraba prácticamente toda la cúpula del gobierno valenciano y del PP, a excepción de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Zaplana apuntó que desde que aterrizó en la política con 17 años sabe que el ejercicio de la misma es 'coyuntural y temporal'. Manifestó que 'si se va o no se va' a presentar en las próximas elecciones es una cuestión que se resolverá en el momento adecuado, pero que no centra el debate. La corrupción, de hecho, acaparó gran parte de su discurso. Obviando la reciente sentencia contra el ex consejero Luis Fernando Cartagena, del PP, por malversación y falsedad, Zaplana cargó las tintas contra el PSPV.

Siguiendo con el hilo argumental sobre la necesidad de ennoblecimiento de la política, Zaplana responsabilizó del descrédito y la devaluación de la misma a aquellos que dicen 'qué bien he estado' cuando no han dejado de proferir insultos y descalificaciones al contrincante político, o aquellos que entienden la política como una actividad para ver qué van a ganar. '¿Qué oposición' es ésa, que cree 'tocar la fibra sólo insultando?', se preguntó el presidente del PP valenciano. Al punto, señaló que ese modo de actuar obedece a un 'criterio semifascista'.

Ante esta situación se ha de reaccionar para 'contribuir a que la imagen de la vida política sea distinta de la que trasladan algunos'. 'Durante los últimos años se ha producido una devaluación de la vida política propiciada por la actuación de algunas personas que creen que ésta es una forma de medrar personalmente y esto es rigurosamente falso', añadió.

A pesar de que algunos se esfuerzan en dar la imagen de que todos los políticos son iguales y que no te puedes fiar de ninguno, esto no es así, aseveró Zaplana. Frente a los casos de corrupción de Filesa, Malesa o Time Sport, en los que se vieron implicados militantes del PSOE y otros más recientes como el reparto de fondos europeos en la provincia de Alicante y el de la empresa Personas y Sistemas, 'de dudosa actuación y que ha afectado a todo tipo de administraciones gobernadas por el PSPV', el titular del Consell ofreció un PP impoluto, que 'nunca' se ha visto afectado por tramas de esta índole. El público escuchó en absoluto silencio a su presidente, que lucía un perfecto bronceado. En ningún momento se refirió a los casos en que el PP o militantes populares han estado implicados de alguna manera.

Zaplana trazó un panorama muy oscuro para la izquierda en general que 'tras la caída del muro de Berlín y el fracaso estrepitoso de todos los estados socialistas' se ha quedado sin ningún tipo de referente. 'Sólo el laborismo inglés ha sabido ver que la sociedad ha cambiado', agregó.

Tras referirse a su posición política y del PP como centrista y reformista, realizó una balance muy satisfactorio de la política del Consell en todos los ámbitos.

Relevo en Nuevas Generaciones

La valenciana Verónica Marco, de 25 años, sustituyó ayer a Encarna Cervera, que ya ha excedido la edad reglamentaria, en la presidencia de las Nuevas Generaciones del PP en la Comunidad Valenciana al ser respalada su candidatura por el 94% de los votos del XI congreso regional de las juventudes populares celebrado ayer en el Museu de les Ciències Príncipe Felipe. Marco, quien dijo ser valencianohablante, defendió el proceso de globalización en su discurso porque 'mejora la competitividad y las condiciones económicas de todos los estados', por lo que es 'factor clave para constitutir sociedades estables'. La nueva presidenta, licenciada en Ingeniería Técnica Agrícola, se marcó como uno de sus objetivos promover la participación social, el voluntariado y prevenir el alcoholismo prematuro. En su discurso de clausura, Eduardo Zaplana señaló que el no haberse interesado hasta entrado el mediodía sobre quién había salido elegido presidente de NNGG se debía entender como 'un gesto de autonomía y de confianza'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de mayo de 2002.

Lo más visto en...

Top 50