Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves insta al Partido Popular a enseñar sus propuestas y 'hacer política' en vez de insultar

Los socialistas andaluces aprueban en Granada su agenda política para los próximos años

Manuel Chaves mantuvo ayer en Granada punto por punto su 'reflexión' sobre la inclusión de la ultraderecha española en las filas del Partido Popular y lanzó una carga de profundidad, revestida de consejo, al primer grupo de la oposición andaluza. En vez de insultar, dijo el presidente de la Junta, el PP debe hacer política: 'Le queremos escuchar, queremos ver sus propuestas', aseguró el presidente de la Junta en la clausura de la conferencia política sobre la segunda modernización de Andalucía, que ha establecido la agenda del PSOE para los próximos años.

Los socialistas salen convencidos de la conferencia política de Granada de que son los únicos capaces de presentar ideas nuevas, renovar sus mensajes y, como remarca el secretario de Organización, Luis Pizarro, 'además' después de 20 años de gobierno, periodo más que suficiente para haber sufrido un fuerte desgaste. El presidente de la Junta hizo alusión ayer a la capacidad de su partido por marcar 'con valentía' nuevas metas y reiteró que a los socialistas les compete la 'responsabilidad histórica' de no dejar fuera de la sociedad de la información y del conocimiento a Andalucía y 'evitar lo que ocurrió' con la revolución industrial 'por la dejadez de la derecha'.

Pero antes de entrar en materia de lo que debe ser 'la agenda' del PSOE para los próximos años, Chaves quiso dejar claro que mantenía todas las palabras del día anterior cuando aseguró: 'Dios me libre de calificar al PP de extrema derecha, pero Le Pen está en sus filas'.

No volvió a repetirlas textualmente, pero sí mostró un aparente desconcierto por la retahíla de insultos que recibió de la jefa de la oposición, Teófila Martínez, quien ayer incorporó al 'ruin, miserable, indecente, despreciable, cavernario y dictadorzuelo' del día anterior el de 'momia del pasado político'.

Según Chaves, su 'reflexión' sobre en qué partido está la extrema derecha 'debe satisfacer al PP', ya que 'sus dirigentes, entre ellos Fraga Iribarne, tuvieron la habilidad y la visión histórica de meter en el redil democrático' a la ultraderecha. 'Por tanto, nada de insultos ni de rasgarse las vestiduras. Tienen que evitar mensajes que no son propios, sino mucho más atribuibles a Le Pen', subrayó.

Las palabras de Chaves encontraron eco y apoyo en el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, quien, no obstante, prefirió referirse a los ultras como gente 'muy, muy de derechas'.

Defensa de la política

El presidente de la Junta aseguró que el debate sobre la segunda modernización carece de autocomplacencia y es 'valiente' porque acapara 'todo el foco' sobre los aciertos y errores de su partido. 'Tenemos la responsabilidad histórica de que todos los ciudadanos se impliquen y lograr una gran movilización cívica', dijo.

El secretario general de los socialistas andaluces considera importante que los partidos del arco parlamentario se impliquen en las discusiones, especialmente, el Partido Popular. Hacia esta formación fue dirigido el siguiente mensaje lleno de reproches implícitos por la ausencia de una alternativa: 'Queremos ver sus propuestas, que no se reserven, que hagan política, les queremos escuchar'.

En su intervención, Chaves aseguró que 'los empresarios, la innovación y la cultura emprendedora' deben ser las señas de identidad de los andaluces e hizo una encendida y apasionada defensa de la política: 'Hablar de los problemas de la gente, ése es el catón y el abecé de la política y eso explica el éxito o el fracaso de los partidos. Hay que trasladar a los ciudadanos que renunciar a la política es renunciar a un mundo mejor para todos'.

En sus dos intervenciones ante los 600 delegados socialistas que han asistido a las jornadas de debate, Chaves no ha querido desvelar ni apuntar algunos rasgos de su comparecencia parlamentaria del próximo miércoles, en las que evitado cualquier referencia ni siquiera disfrazada a la posible reforma del Estatuto de Autonomía, idea lanzada por él mismo hace casi un año.

La clausura de la conferencia estuvo marcada por la muerte del histórico dirigente del PSOE de Jaén, Juan Zarrías Jarreño, padre del consejero de la Presidencia, a los 84 años de edad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 2002