Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE quiere participar en el debate sobre el buen gobierno de la globalización

Una de las seis líneas estratégicas de la agenda del PSOE para los próximos años va a ser la de participar activamente en el debate sobre el 'buen gobierno' de la globalización, fenómeno estudiado en una de las cuatro comisiones de la conferencia política sobre la segunda modernización que más interés ha despertado entre los delegados. La vicesecretaria general socialista, María del Mar Moreno, afirmó que la 'cooperación internacional' desde la modesta influencia territorial de Andalucía debe ser una de las señas del proyecto de su partido, que 'no puede ser espectador ni invitado' en el estudio de la globalización.

María del Mar Moreno se estrenó ayer como oradora en uno de los grandes actos del PSOE y a juzgar por las numerosas interrupciones (tuvo más aplausos que José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves) el debú fue bien acogido por los suyos. Su discurso tiene otra música, se sale de lo habitual, no rehúye la autocrítica -como cuando admitió que el PSOE no ha sabido entender la realidad de las ciudades o que la Administración necesita una 'primera modernización'-, y, sobre todo, aprovecha cualquier resquicio para subrayar la discriminación de las mujeres. En este sentido, la vicesecretaria general del PSOE advirtió de que la propuesta para reformar el desempleo agrario 'va contra las mujeres' y a la 'línea de incorporación' de éstas al mundo laboral.

A juicio de Moreno, la conferencia ha servido para que el PSOE 'mire a los ciudadanos' y negó que haya sido 'un debate de salón y un eslogan'. Entre las líneas estratégicas que marcarán la acción de los socialistas se encuentran la de incorporar a la comunidad a las nuevas tecnologías y convertir al PSOE 'en el partido de los emprendedores', mantener las políticas sociales en tiempos de bonanza económica e introducir la excelencia en la prestación de los servicios públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 2002