Vodafone cae un 9,7% en Bolsa y agudiza la crisis del sector

Telefónica cierra una 'semana negra' con un retroceso del 10,6%

El País|Agencias
Madrid / Londres - 03 may 2002 - 22:00 UTC

Vodafone se sumó ayer a la debacle bursátil de las compañías de telecomunicaciones y agravó la caída en picado del sector en los mercados en una semana negra. Los títulos de la mayor compañía de móviles del mundo cayeron un 9,7%, tras anunciar una revisión a la baja de sus previsiones de resultados en Italia y Alemania. Telefónica se sumó a las pérdidas y cerró la semana con una caída del 10,6%.

Más información

Vodafone puso ayer la puntilla al sector de las telecomunicaciones al anunciar que estima que el beneficio operativo generado por sus operaciones en Alemania (a través de D2) y en Italia (Omnitel), será de 5.995 millones de euros en el ejercicio fiscal de 2002-2003, un 5,2% menos que las anteriores previsiones, anunciadas en otoño de 2001. Para el siguiente ejercicio, las previsiones se han rebajado un 8%, hasta 7.318 millones de euros

La revisión, motivada por el retraso en el lanzamiento de nuevos servicios de la telefonía de tercera generación (UMTS), provocó un nuevo cataclismo bursátil en el sector, que había comenzado la sesión con leves recuperaciones tras la debacle del jueves.

Caída de FT y de Deutsche

France Télécom se dejaba otro 6,65%; la holandesa KPN, casi un 8%, y Deutsche Telekom, más del 5%. En esta última caída influyó la decisión de Goldman Sachs y Dresdner de rebajar el precio objetivo de la operadora alemana, de la que se duda ahora que tenga capacidad para cumplir con sus ambiciosos planes de reducción de deuda.

En España, Telefónica y sus filiales volvieron a dejar un reguero de pérdidas. La operadora cayó otro 2,58% y acumula unas pérdidas semanales del 10,6%, mientras que Móviles, que se dejó ayer un 6,4%, pierde un 8,5% en los últimos siete días. La caída del valor bursátil de Telefónica (un 27,1% en lo que va de año) hace peligrar su histórico liderazgo como primera sociedad por capitalización, en favor del SCH, que se sitúa tan sólo a 5.000 millones de euros de la operadora.

Tampoco van bien las cosas para Vivendi Universal, el segundo grupo de comunicación del mundo. La agencia Moody's rebajó su calificación crediticia, lo que se tradujo en un retroceso del 6,66% en Bolsa.

Del otro lado del Atlántico también vienen malos augurios. La estadounidense WorldCom, tras el relevo de Bern Ebbers en la direccción, sigue sin levantar cabeza. Sus acciones caían ayer un 8%, a la espera de que se anuncie alguna medida de urgencia para reducir drásticamente su deuda, que asciende a 30.000 millones de dólares. Esa medida puede ser la venta de las filiales mexicana (Avantel) y brasileña (Embratel), ambos competidores de Telefónica en los respectivos países. La deuda atenaza también a empresas como AT&T, con dificultades de financiación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de mayo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50