Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ediles de Marbella votan hoy la investidura de Julián Muñoz como sustituto de Gil en la alcaldía

El candidato tiene el voto de confianza de la oposición, pero dice que será fiel a su antecesor

Los concejales de Marbella votará hoy en pleno la investidura como alcalde de Julián Muñoz, del Grupo Independiente Liberal (GIL). Muñoz, cuya confirmación en el cargo que ahora desempeña en funciones está garantizada, salvo sorpresas, merced a la mayoría absoluta con que gobierna su partido -tiene 15 de los 25 concejales del pleno-, cuenta en principio con el voto de confianza de la oposición municipal, que espera, al menos, una mayor fluidez en las relaciones. Sin embargo, el candidato ha advertido que continuará la labor de su antecesor, Jesús Gil.

El hombre que previsiblemente ocupará desde hoy el sillón de la alcaldía de Marbella ha permanecido junto a Jesús Gil desde que éste obtuvo su primera mayoría absoluta en las elecciones municipales de 1991. Muñoz, empresario hotelero natural de Ávila, llegó a la capital costasoleña en 1984 y, tras un breve periodo de militancia en el PSOE, se afilió al Grupo Independiente Liberal.

Sus declaraciones públicas nunca han dejado entrever divergencias con el ya ex alcalde, junto a quien está imputado en varias causas judiciales por asuntos relativos a la gestión municipal. Muñoz ha asegurado en reiteradas ocasiones que él es 'un hombre de Gil' y que basará su gestión 'en el proyecto del Grupo Independiente Liberal'.

Talante dialogante

Pero, junto a su fidelidad al programa y a la persona de Jesús Gil -que se vio obligado a dejar el cargo tras confirmar el Tribunal Supremo la condena a inhabilitación para cargo público por el caso de las camisetas-, Muñoz mantiene un talante dialogante que le ha granjeado el voto de confianza de la oposición. El pasado 17 de abril, los portavoces de todos los grupos políticos con representación en el ayuntamiento -PSOE, PP, PA y grupo mixto- mantuvieron una reunión con el alcaldable a petición de la representante popular, Francisca Caracuel, donde Muñoz se comprometió a garantizar la 'transparencia, normalidad democrática, diálogo y consenso' durante su gestión.

El grupo municipal que encabezará Muñoz tampoco parece presentar fisuras, al menos hasta la fecha. Así lo expresaron los 15 concejales en una conferencia de prensa conjunta en la que Julián Muñoz habló en nombre de todos. 'Estamos absolutamente unidos, no hay una sola discrepancia y nadie se va a pasar al grupo mixto', declaró entonces el candidato a la alcaldía.

Tampoco la oposición municipal ha mostrado de momento ningún interés por quebrar esa unidad. El portavoz del Partido Andalucista (PA), Carlos Fernández, puso en duda en una entrevista publicada recientemente por este periódico la capacidad de los miembros del grupo municipal del GIL para apartarse de las posturas de su fundador, aunque no descarta la posibilidad de llegar a 'acuerdos puntuales que faciliten la gobernabilidad'.

La portavoz socialista, Isabel García Marcos, ha mostrado el desinterés de su partido por los ediles del GIL, y otro tanto ha hecho la presidenta local del PP, Ángeles Muñoz, que negó rotundamente la posibilidad de que se repitiera en Marbella el pacto entre el PP y ediles disidentes del Grupo Independiente Liberal que se produjo hace unos meses en la localidad vecina de Estepona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de mayo de 2002