Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anna Birulés anuncia una ley de protección del diseño industrial

El Príncipe entrega los Premios Nacionales de Diseño 2001 a Dani Freixes y Mobles 114

El diseño industrial contará con una ley que mejorará su protección frente a las copias y plagios siempre que en el desarrollo de estos productos exista novedad o singularidad. Lo anunció ayer la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, en el acto de entrega de los Premios Nacionales de Diseño 2001 que, presidido por el príncipe Felipe, se celebró en la Llotja de Mar. Los galardones habían recaído en el arquitecto Dani Freixes y la empresa Mobles 114.

Poco antes de que la ministra anunciara que el Consejo de Ministro ya ha aprobado el anteproyecto de Ley del diseño, el empresario Josep Maria Tremoleda, en representación de los premiados, había pedido a las administraciones que legislaran sobre la propiedad intelectual del diseño ya que, afirmó, 'estamos desprotegidos frente al plagio'. Tremoleda, para quien 'ni el diseñador es un artista ni el empresario un mercader', el diseño tiene que entrar en un periodo de normalización y alertó contra el 'mimetismo' que a su juicio empieza a aflorar en la disciplina que 'tendría que preocuparnos'.

En un discurso de carácter reivindicativo, quien junto con Josep Maria Massana creara hace 29 años Mobles 114, pidió también que hubiera una mayor especialización en las escuelas de diseño, que se fomentara desde las administraciones el debate y la investigación y apostó por una renovada Primavera del Diseño. Se felicitó, además, por el proyecto de crear un museo del diseño en Barcelona y consideró una buena ocasión la celebración del Año del Diseño en 2003.

Birulés aprovechó la ocasión para explicar que el pasado 8 de marzo se aprobó enviar al Consejo del Poder Judicial y al Consejo de Estado el Anteproyecto de Ley del Diseño. Éste pretende proteger la apariencia de todo o parte de cualquier artículo industrial o artesanal, tanto bidimensional -como el diseño de un estampado-, o tridimensional -el diseño de una bicicleta-. 'La nueva ley tiene como objetivo que la innovación sea un impulso de competitividad', afirmó la ministra. 'La ley otorgará protección jurídica al diseño industrial en su más alto sentido siempre que haya novedad o singularidad', añadió. Hasta ahora, y en función de una ley de 1929, sólo existía protección para los diseños registrados, hecho que ahora se modificará, ya que se da un periodo de gracia de 12 meses para poder registrar un diseño a partir del momento en que éste se haya divulgado públicamente.

El Príncipe cerró el acto con un discurso: 'El diseño español vive un buen momento, aunque quizá todavía en algunos sectores productivos en los que España es o puede ser muy competitiva nos falte profundizar y comprometernos más con el diseño e innovación para afianzar ese futuro que deseamos para nuestras empresas, industrias y productos'.

El acto de entrega de estos galardones reunió en la sala de actos de la Llotja de Mar una significativa representación del sector del diseño en Barcelona. Los premios, que otorga la Fundación Barcelona Centre de Disseny (BCD) y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, se habían hecho públicos en diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de abril de 2002