Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Tribulaciones de actores en el siglo XXI

La compañía Uroc invita en 'La fiesta de los comediantes' a un recorrido por la historia del teatro

En un indeseable paralelismo entre personaje y actor, el elenco de La fiesta de los comediantes se encontró, en cierto modo, compartiendo desdichas con los comediantes a los que representan.

Éstos, personajes de otro siglo, se encuentran en la calle, afectados por la intransigencia de una posadera resuelta a no seguir acumulando impagos. Aquéllos, jóvenes actores y actrices de hoy, resultaron perjudicados por las anulaciones de última hora que les causó la reciente huelga de autobuses, ya que los colegios que planeaban ver la obra no pudieron contratar los autocares necesarios para el traslado de los escolares.

Pese a las tribulaciones que impone la realidad tanto como la ficción, la veterana compañía Uroc Teatro -dirigida por Juan Margallo- inició en el centro cultural El Torreón, de Pozuelo de Alarcón, su campaña de teatro escolar con el mismo entusiasmo que los antiguos cómicos de la legua, y no cesa en su empeño. El disfrute de los pequeños espectadores que pasan por El Torreón es la recompensa.

Escenografías y vestuario son obra de los alumnos de la Escuela de Tecnología del EspectáculoEscenografías y vestuario son obra de los alumnos de la Escuela de Tecnología del Espectáculo

Nerea es alumna de sexto de primaria de un colegio público del barrio de Vallecas. Al terminar La fiesta de los comediantes comenta que le ha resultado 'muy divertida' y aunque reconoce que suele ir 'poco' al teatro, tiene su propio criterio para decir que le ha gustado más que otros grandes títulos de la cartelera, omitidos aquí para no herir susceptibilidades. Raquel, compañera de clase de Nerea, la califica de 'bastante entretenida' y Luis Miguel, también de 12 años, concreta más el juicio para destacar del montaje que es 'muy original'.

La originalidad a la que se refiere Luis Miguel reside, sobre todo, en el carácter itinerante de la función. La fiesta de los comediantes -estrenada el pasado año en Alcalá de Henares durante el festival Teatralia- se desarrolla en seis espacios distintos, desde el mercadillo ambulante que recibe a los espectadores, hasta la jaima (tienda que sirve de vivienda a los nómadas del desierto) árabe, en la que transcurre uno de los cuentos de Las mil y una noches o el primer escenario al aire libre, donde tiene lugar la escena en que los cómicos son conminados a saldar sus deudas con la posadera. Este es el punto de partida del espectáculo.

Hartos de no poder representar sus obras, por falta de teatro, los comediantes se encomiendan a la diosa Talía para que les ayude. Y les ayudará, pero con dos condiciones: que convenzan al respetable de sus dotes interpretativas y que resuelvan un enigma. A partir de ahí, la función viajará por distintos países y épocas, para representar algunas escenas de la italiana Comedia del Arte, el Siglo de Oro español, el teatro de sombras o la comedia griega.

Así, son cuatro las escenografías, una de ellas, reproducción fiel del famoso Corral de Comedias de Almagro. Y en lugar de un vestuario, los actores lucen cuatro.

Pero no se trata de una superproducción al uso. Hay mucho trabajo artesanal de por medio.Escenografías, vestuarios y atrezzo han sido realizados por los alumnos de la Escuela de Tecnología del Espectáculo, del Ministerio de Cultura. Uroc pagó los materiales y los alumnos pusieron su trabajo de prácticas.

Se trata de un convenio útil para todos, que ha hecho posible un ambicioso proyecto que comenzó a gestarse hace ahora dos años, cuando diferentes administraciones y festivales decidieron implicarse para recuperar los montajes de animación que el autor Luis Matilla y el director Juan Margallo realizaron entre 1981 y 1986 en el parque madrileño del Retiro y que aún hoy son referente imprescindible para el teatro de animación.

La fiesta de los comediantes es el sexto título de la saga que comenzó en los años ochenta. Como las anteriores, la propuesta dramática es de Luis Matilla, pero en esta ocasión Juan Margallo ha cedido la batuta a otra componente del clan, su hija Olga quien, a pesar de su juventud ya ha demostrado en varias ocasiones sus dotes en la dirección de escena. Ahí están los premios cosechados con el Clown Quijote de la Mancha o El Retablo de las Maravillas.

Como casi todas las fiestas, la de estos comediantes acaba con final feliz: los apurados cómicos resuelven el enigma, Talía les da un teatro y en el escenario, el elenco al completo (11 personas) interpreta con ritmo acelerado y jocosidad algunas archiconocidas escenas del teatro universal, incluidos versos y diálogos de clásicos españoles, como Calderón de la Barca y Lope de Vega.

Con la complicidad de 6.000 escolares

Por la campaña iniciada ahora, promovida por la Consejería de las Artes del Gobierno regional, pasarán unos seis mil escolares madrileños, de entre seis y 12 años. Las funciones de La fiesta de los comediantes se desarrollan los días lectivos, hasta el próximo 10 de mayo y, para asistir a ellas es imprescindible hacer reserva previa en los teléfonos 91 5314063 y 91 5314198. Además, dentro del programa de las fiestas del Dos de Mayo y en colaboración con el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, la Consejería ha reservado cinco funciones dirigidas a un público familiar, que se celebrarán el 1 al 5 de mayo, a las 12.00. La singularidad de la obra, que no mantiene al público sentado en una butaca durante la representación, sino que le invita a una suerte de teatro itinerante por diferentes espacios, hace que el aforo máximo admitido sea de 250 personas, a pesar de la mayor capacidad del auditorio El Torreón (Camino de las Huertas, s/n). Una vez comenzada la representación de La fiesta de los comediantes, el público asistente será repartido en cuatro grupos, cada uno de los cuales es conducido por uno de los comediantes en su recorrido por diferentes episodios en la historia del teatro universal. Los cuatro pasarán por todos los escenarios, sólo que en diferente orden; cuando unos estén deleitándose en la comedia del arte, otros gozarán del teatro de sombras, por ejemplo. Para estas cinco funciones familiares se puede hacer reserva telefónica (91 5171437) o adquirir la entrada (a un precio de 2 euros) el mismo día de la representación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002

Más información