Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los derechos de autor suben un 63% por los conciertos de música en directo

Los derechos de autor generados por los conciertos de música en directo, tanto de pop-rock como de música sinfónica, experimentaron un crecimiento del 63% el pasado año con respecto al 2000, según se desprende de la memoria de actividades de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de la Comunidad Valenciana, que ayer presentó en la sede valenciana el presidente del consejo de dirección de la entidad, Eduardo Bautista. El aumento se debe básicamente al mayor éxito de público y de taquilla. Los conciertos que más público convocaron fueron: El Festival Internacional de Benicàssim y las giras de Alejandro Sanz, Julio Iglesias, Manolo García y Estopa.

En total, los autores generaron en la Comunidad Valenciana 22,24 millones de euros, lo que representa un 6,7% más que el anterior ejercicio. Esta cifra vuelve a situar a la Comunidad en cuarto lugar con respecto a la facturación total de la SGAE, por detrás de Cataluña, Madrid y Andalucía.

En este sentido, Bautista destacó que las cifras que ofrece el balance sitúan a Valencia junto al 'binomio Madrid-Barcelona' como centros culturales y resaltó que desde la SGAE se saluda 'con enorme alegría el despegue de Valencia como el tercer foco de creatividad y de desarrollo industrial en las culturas de España'. Así, otra de las cifras que aporta el balance indica que los ingresos por derechos de autor en 2001 para los compositores de música sinfónica en la Comunidad Valenciana aumentaron un 146,9% respecto al año anterior, con 162.273 euros (27 millones de pesetas).

En el apartado de las artes escénicas, el espectáculo más visto fue Bromato de Armonio, de Les Luthiers; seguido de Smoking', de Santiago Moncada, en el Teatro Olympia y Daalí, de Els Joglars, en el Teatro Principal de Valencia.

Bautista anunció también que la delegación de la SGAE en Valencia ha adquirido un edificio anexo para la formación de los autores en las nuevas tecnologías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002