Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

SAMANTHA FOX, DEMANDADA

Una reacción justificada, pero un tanto desmesurada y sobre todo contra una víctima inocente, puede acarrearle un dolor de cabeza a la ex estrella de pop y símbolo sexual en los años ochenta Samantha Fox. Los hechos ocurrieron en el transcurso de una gira artística que la cantante británica realizaba por el sur de Suecia, en una taberna de la localidad de Lönsboda, al sur del país, en la noche del pasado sábado. Cuando interpretaba uno de su viejos éxitos, Touch me, un parroquiano se tomó al pie de la letra la canción y quiso acariciar los famosos senos de Samantha y presionarla para hacerla salir del escenario. La 'agresión' del desconocido tuvo efectos contrarios a los buscados, ya que la cantante montó en cólera y golpeó al intruso en la cabeza con el micrófono. Sea por la poca luz del local o por el tumulto que se produjo, parecería que Samantha golpeara también a un inocente que había intervenido como mediador. La estrella explicó que había 'sentido miedo', ya que no había guardianes en el local y, si hubiera caído del escenario entre el público, 'quién sabe lo que hubiera podido pasar'. El agredido inocente, que tuvo que colocarse un pequeño vendaje en la cabeza, ha demandado a la actriz ante la policía local y, si el asunto sigue trámite ante la justicia, la cantante, que ahora tiene 36 años, podría ser acusada.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de abril de 2002